Normalmente, la gente suele preferir altas temperaturas para disfrutar de su viaje. Sin embargo, estas también pueden tener consecuencias malas tales como golpes de calor, mareos o, dicho de otra manera, arruinar unas vacaciones. Si además eres una de esas personas a las que les afecta mucho el calor, te traemos una serie de consejos para que disfrutes del destino que has elegido de la mejor manera posible:

Altas temperaturas | Pixabay

1. Planea tus días: al organizar un viaje, nos fijamos en los días que vamos a estar para repartirnos las actividades o los planes y no dejarnos nada por hacer. Así, cuando las temperaturas son muy elevadas, conviene mirar qué días va a hacer más o menos calor para organizarte. Por ejemplo, si tu plan es visitar una gran ciudad a pie, elige el día más adecuado y opta por planes refrescantes cuando mayor temperatura haga; si el calor es persistente, prueba a usar transporte público o algún tipo de tour en autobús y deja los paseos para otro momento.

2. Refréscate cada poco tiempo: hay muchas maneras de refrescarse, desde baños en la playa o en la piscina (si es posible), hasta bebidas bien fresquitas. Por ello, si tu plan es ir a la playa durante todo el día, no te olvides la sombrilla en casa y date varios baños en el mar. Si por el contrario estás en el centro de una ciudad, opta por refrescarte en la terraza de cualquier bar.

Agua | Pixabay

3. Aprovecha las horas menos calurosas: estar de vacaciones no significa que no debas madrugar. Cuando amanece es el mejor momento para lanzarte a la calle a descubrir todos los lugares. Come pronto, descansa en el hotel o en el apartamento durante un tiempo, y vuelve a salir cuando el sol no pegue tan fuerte. No hay prisa, la ciudad no se va a mover y cualquier momento puede ser bueno para explorarla, incluso por la noche.

4. Descansa lo suficiente: el descanso está muy relacionado con la manera en la que las altas temperaturas nos afectan. Por eso, duerme bien y las horas suficientes para levantarte pronto al día siguiente, pero sin que eso sea una paliza. Además, la siesta a la que muchos están acostumbrados también te vendrá muy bien si lo relacionamos con el consejo anterior.

Mochila | Pixabay

5. Lleva ropa adecuada y todo lo necesario en tu mochila: la ropa y también el calzado son factores clave para pasar el día de la mejor manera posible. Además, llevar una pequeña mochila con cosas tan imprescindibles como una botella de agua fresquita, algo de comida y crema solar, te puede salvar en muchas ocasiones de calor extremo.