Los smartphones son uno de las cosas más atractivas para los amantes de lo ajeno. Seguramente conozcáis más de un caso de robo, un hecho que fastidia no solamente por lo caro del dispositivo de gama alta, sino por los datos que tenemos almacenados.

Los sistemas operativos cada vez que se actualizan implementan soluciones de seguridad, tal y como acaba de hacer Google con su versión de Android Lollipop 5.1: ahora nos ofrece un nuevo bloqueo en caso de robo llamado 'Device Protection'.

Con esta protección activada, en caso de robo o de pérdida, el teléfono se bloquea hasta que el usuario inicie sesión con su cuenta de Google. De esta forma los ladrones no podrán acceder a los datos personales del usuario almacenados en el dispositivo.

Eso sí, de momento esto solamente lo pueden utilizar los Nexus 6 y 9 y los que tengan la nueva versión de fábrica. Por eso de momento es algo minoritario teniendo en cuenta que la penetración de la versión 5.0 solamente tiene un 3,3%, según datos de Google.

Una vez que el dispositivo tenga esta funcionalidad los únicos requisitos es tener como forma de desbloqueo un patrón, un PIN o una contraseña y una cuenta de Gmail vinculado al terminal. Así, podrá quedar ligado a ti aunque el caco os separe.

El sistema es independiente del 'Administrador de dispositivos' que implementó la compañía del buscador hace tiempo, que permite rastrear la posición del teléfono, hacerlo sonar e incluso borrar remotamente sus datos. Hubiera sido una buena idea integrar la nueva función en este apartado, pero ya conocemos la manía de Google de duplicar servicios.

¿Cómo funciona 'Device Protection'?

El sistema es similar al 'Bloqueo de activación', dentro de iCloud, que Apple introdujo con iOS7.

Si lo hemos activado cualquier persona que intente borrar los datos del smartphone para utilizarlo de nuevo tendrá que introducir la contraseña de nuestra contraseña de Google al encenderlo y tener que conectarse, de forma obligatoria, a internet. Por lo tanto, el teléfono quedaría inutilizable. Si se tienen varias cuentas de Google se da prioridad a la que se introdujo por primera vez.

Pero, pongámonos en lo peor. El ladrón se sabe tu forma de desbloquear el teléfono. O, peor aún. Gracias a la función 'Smart Lock' (o por culpa de ella, según como se mire), éste no se encontraba bloqueado en el momento del robo, ya sea por encontrarse vinculado a un dispositivo Bluetooth de confianza o en una ubicación a priori “segura”, como tu casa o trabajo.

En este caso la nueva función de seguridad del robot verde no permitirá eliminar la cuenta principal de Google si no es usando el patrón, PIN o contraseña, ni tampoco podrá añadir la suya.

Aún peor: el 'chorizo' sabe tu contraseña de Google. En este caso tu cuenta quedaría inhabilitada durante 72 horas para que puedas cambiar tu contraseña o instaurar la verificación en dos pasos, en el caso de que no la tengas activada.

Como podéis ver 'Device Protection' es una solución de urgencia que no sustituye a las medidas de seguridad anteriores. Es más, en el caso de que alguien restablezca los datos de fábrica de tu Android, él no podrá utilizarlo... pero tú tampoco podrás rastrear o borrar remotamente los datos con el 'Administrador de dispositivos', tal y como advierten en 'Android Police'.