TecnoXplora » Móviles

POR FIN DESCUBRIMOS SU PUNTO FUERTE

Galaxy S5, el teléfono más rápido que su propia sombra

El vaquero creado por Morris y guionizado durante un tiempo por el gran René Goscinny era conocido (polémicas sobre su adicción al tabaco aparte) por disparar más rápido que su propia sombra. Y si Lucky Luke quisiese hacerse un selfie, utilizaría el Galaxy S5.

Vista trasera de un Samsung S5

Samsung Vista trasera de un Samsung S5

Publicidad

Guillermo del Palacio | @13370N3 | Madrid
| 06.05.2014 07:24

Cuando probamos el Galaxy S5 de Samsung en el Mobile World Congress, donde la compañía presentó el dispositivo, las sensaciones fueron buenas, pero no terminábamos de decidir cuál era su punto fuerte (en parte, porque parecía que la firma tampoco lo tenía muy claro). Ahora, tras pasar un tiempo con él, no hay duda: es el Lucky Luke del sector.

Samsung asegura que para crear el dispositivo estudió las necesidades de sus usuarios y las demandas que tenían. Ya saben hacer teléfonos, eso está claro, pero querían demostrar que también pueden complacer a sus clientes. Independientemente de cuánto tiene esta historia de marketing y cuánto de real, lo cierto es que al menos en este punto han acertado: la fotografía es uno de los factores más importantes.

La aproximación de la compañía a esto también ha sido la correcta. En muchos sectores se valoran las mejoras en el sensor o el postprocesado, pero para muchos usuarios con menos conocimientos lo importante son los megapíxeles, simple y llanamente. En estos casos es básico que la experiencia de uso sea satisfactoria y, desde luego, que el teléfono sea capaz de enfocar en 0,3 segundos juega muy a su favor.

Además, Samsung ha conseguido que la cámara en sí no se quede detrás. Dispara rápido y dispara bien, así que consigue unas fotografías nítidas y de calidad. Es uno de esos móviles que realmente pueden sustituir a una cámara compacta.

Esta rapidez está presente en el resto de aspectos del teléfono. No es una sorpresa, ya que es lo común en la gama alta, pero sí una buena noticia. Los rivales del S5 están a su nivel y Luke no puede bajar la guardia ante los tiradores que encontrará en este mercado. Podrá con cualquier aplicación sin cansarse, pues la batería es otro de sus puntos fuertes. Ya comienzan a llegar terminales capaces de aguantar hasta dos días de uso y el móvil de Samsung puede cabalgar con ellos, a pesar de ser mucho más pequeño.

Las otras necesidades descubiertas por Samsung parecen estar más dirigidas a un nicho del mercado. Por un lado está la seguridad y lo cierto es que para asaltar este tren del dinero hará falta traer mucha dinamita. El sensor de huella dactilar hace difícil acceder al teléfono sin permiso, pero no siempre funciona como debería y es necesario deslizar el dedo en más de una ocasión (algo que rara vez ocurre con TouchID, la solución de Apple). Además, Knox añade una capa de protección adicional. Tan adicional que la mayoría de usuarios pasarán de ella. En cualquier caso, Samsung sabe que el sheriff BlackBerry ha dejado el puesto vacante y quiere hacerse con su placa.

Por otro lado, está la monitorización de la actividad física. La firma coreana está empeñada en que queremos que nuestros teléfonos nos digan cuánto ejercicio hacemos y lo bueno que es para nuestro cuerpo, por mucho que lo más parecido a hacer deporte con el móvil que hagamos sea jugar al FIFA.

Todo esto hace que sea muy difícil decidir cuál es el mejor vaquero del Oeste en el que se ha convertido el sector. Las empresas tienen muy claro cuáles son sus puntos fuertes y los explotan con maestría. Así, por ejemplo, el HTC One M8 sería el Teniente Blueberry (que no BlackBerry) del sector, con el elegante e insuperable trazo de Giraud, que se traduce en un diseño espectacular. El del Galaxy S5, por cierto, ha madurado y se ha alejado de las líneas del S4, que pecó de continuista. No cabe duda de que se trata de un teléfono de Samsung, pero al menos se diferencia del modelo anterior.

Mientras, el iPhone 5s observa la lucha en el mundo del cómic que es Android desde su puesto en los desiertos de Almería en los que se graba el Spaghetti Western que es iOS. Aquí el bueno, el feo y el malo son el mismo. Y eso sin olvidar que Microsoft también juega, aunque con una propuesta tan diferente que probablemente sería el indio.

Entonces, ¿merece la pena comprar un S5? Sin duda. Es uno de los mejores dispositivos del mercado y supera con creces a su predecesor. ¿Es el mejor? Depende. En rendimiento, puede serlo; en diseño, no. Lo que está claro es que Samsung va a llenar los salones de pasquines de 'Se busca', pues desde hace tiempo es una de las empresas que más gasta en publicidad. Y, desde luego, mal no le ha ido.

Publicidad