El nuevo iPhone de Apple se ha convertido en uno de los móviles más populares de las últimas semanas desde su presentación. Este se puso a la venta el viernes pasado, y ahora hemos conocido cómo ha pasado por una de las pruebas de resistencia más populares cada vez que se lanza un nuevo teléfono al mercado. Es la de JerryRigEverything, un youtuber que hace años se puso a “maltratar” móviles con el objetivo de conocer hasta qué punto eran resistentes. Unas pruebas que se han convertido ya en un clásico y que nos muestra la capacidad de resistencia del iPhone SE 2020.

¿Evitará doblarse?

Puede que recordéis una importante polémica alrededor de los iPhone que surgió hace varios años. Porque a raíz de que algunos usuarios vieron cómo sus iPhone se doblaron al llevarlos en el bolsillo trasero del pantalón tras sentarse sobre ellos, se puso en entredicho la construcción de los dispositivos de Apple y su resistencia a doblarse. Entonces se demostró que esta era muy débil, y a partir de ahí se comenzaron a hacer pruebas en las que se intentaba doblar el iPhone, y lamentablemente para Apple y los usuarios de estos móviles se demostraba que se doblaban con mucha facilidad.

Este nuevo iPhone SE 2020 es heredero directo de esos iPhone que se doblaban fácilmente, al menos en su diseño, el del clásico iPhone. Y eso es lo que han probado ahora con el iPhone SE 2020, además de otras pruebas que han podido mostrarnos hasta qué punto es resistente este teléfono “barato” de los de Cupertino. Un móvil que como era de esperar, y le ocurre a los demás teléfonos, se raya con cierta facilidad cuando le pasas con toda la intención del mundo una cuchilla por encima, como la de un cutter. Pero hay otras pruebas donde los teléfonos se suelen comportar de manera diferente. Como a la hora de que le prendan fuego a su pantalla con un mechero.

Esa misma prueba la ha pasado el iPhone SE 2020, y como suele ocurrir en otros teléfonos, la pantalla permanece negra durante unos segundos, para volver a su forma y aspecto original. La hora de la verdad llega cundo se prueba si es posible doblar fácilmente el teléfono. Para ello sostienen el teléfono con las dos manos y hacen toda la fuerza posible para poder doblarlo. Parece que Apple ha mejorado en estos años la construcción de sus iPhone, porque este SE ha demostrado poder resistir sin problema alguno este tipo de fuerzas con las que han buscado doblarlo por completo.

El móvil en este caso no ha sufrido daño alguno, no se ha roto el cristal o la carcasa, no se ha doblado y deformado. A pesar de todas estas torturas tecnológicas, el teléfono ha superado con nota la prueba. Por tanto no solo estamos ante un móvil barato de Apple, sino que además es un teléfono bastante resistente, para lo que hemos estado acostumbrados en los últimos años. Un teléfono con un aspecto de antaño, pero con la resistencia de los nuevos iPhone.