BIOINGENIERÍA

Crean una córnea capaz de devolver la vista a ciegos y discapacitados visuales

En un estudio piloto, el implante realizado con proteína de colágeno de piel de cerdo devolvió la vista a 20 personas.

Publicidad

Científicos suecos han desarrollado una córnea artificial capaz de regenerar la visión para aquellas personas con ceguera total o baja visión. El implante, realizado mediante bioingeniería, sería una prometedora alternativa para el actual método, que consiste en el trasplante de córneas humanas donadas.

El estudio, publicado en 'Nature Biotechnology', ha sido desarrollado por investigadores suecos de la Universidad de Linköping y la compañía LinkoCare Life Sciences AB. Este innovador método estaría destinado a persona con ceguera corneal y baja visión y sus resultados han sido satisfactorios en los 20 participantes que los han probado.

Cómo crearon las córneas artificiales

Hasta el momento, la única solución para las personas con las córneas dañadas o enfermas es recibir un trasplante. Sin embargo, solo uno de cada 70 pacientes logra recibirlo. Sin embargo, el modelo desarrollado por los científicos suecos promete dar una solución asequible para las personas con esa capa externa del ojo con daños.

Al realizarlo, los investigadores se basaron en el principal componente de la córnea humana: la proteína colágeno. Para crear una alternativa, los autores del estudio utilizaron moléculas de colágeno derivadas de piel de cerdo altamente purificadas y producidas en condiciones estrictas para uso humano.

Después, para crear el implante los investigadores estabilizaron dichas moléculas de colágeno sueltas, hasta formar un material robusto y transparente. Este material se podía manipular y también implantar en los ojos de los 20 individuos con ceguera parcial o total que participaron en la investigación.

Recuperaron la visión con la córnea artificial

Los autores reconocen que el propósito principal del estudio fue "investigar si el implante era seguro de usar", como comentan en un comunicado de la Universidad de Linköping. Sin embargo, los investigadores se sorprendieron con los resultados, ya que, al instalar el implante, el grosor y la curvatura de la córnea de los participantes se recuperaron hasta niveles normales de visión.

El nuevo método se aplicó en 20 participantes de Irán e India ciegos o a punto de perder la vista debido a un queratocono avanzado. Para realizar la operación, el equipo médico realizó una incisión mediante un láser avanzado y, en la propia córnea del individuo, insertó el implante.

Al ser una incisión muy pequeña, los participantes no necesitaron puntos de sutura. En ninguna operación se presentaron complicaciones y el tejido sanó rápidamente. Además, el tratamiento finalizó con ocho semanas de aplicación de un colirio inmunosupresor.

Los participantes fueron seguidos tras la operación durante dos años, aunque no se observaron complicaciones. En comparación, un trasplante de córnea precisa una incisión más grande, retirar la propia córnea del paciente y un largo tratamiento de años tras la intervención.

En general, la visión de los 20 participantes mejoró "como no lo habría hecho después de un trasplante de córnea con tejido donado". Por ejemplo, antes de la intervención quirúrgica, 14 participantes estaban ciegos, pero en dos años recuperó su visión. De hecho, tres de ellos recuperaron una visión perfecta.

Córneas artificiales accesibles y duraderas

Además de ser un estudio prometedor, la córnea artificial desarrollada en Suecia es asequible. La principal razón de su bajo precio es que está desarrollada a partir de piel de cerdo, un subproducto de fácil acceso y bajo precio.

Por otro lado, el modelo podría ser utilizado en otras partes del mundo. "Hemos realizado importantes esfuerzos para garantizar que nuestro invento esté ampliamente disponible y sea asequible para todos y no solo para los ricos. Por eso, esta tecnología se puede utilizar en todas partes del mundo", comenta Mehrdad Rafat, investigador del proyecto.

Por último, estas córneas desarrolladas con bioingeniería presentan otra ventaja frente a los tradicionales trasplantes: mientras que las córneas donadas pueden usarse en solo dos semanas después de la extirpación al donante, los modelos artificiales se pueden almacenar hasta dos años antes de utilizarse.

Las córneas artificiales de cara al futuro

Los resultados de este estudio muestran que estas córneas se pueden producir en masa y almacenar, y de esta forma llegar a más personas alrededor del mundo. Sin embargo, los científicos admiten que se necesitan estudios clínicos más amplios.

Además, para empezar a usarlo fuera de los laboratorios también se necesitaría la aprobación de las autoridades reguladoras. Los investigadores también quieren estudiar si la tecnología se puede usar para tratar más enfermedades oculares y si el implante se puede adaptar al individuo para una eficacia aún mayor.

SEGURO QUE TE INTERESA:

Desarrollan un fármaco que actúa contra el glioblastoma, el tumor cerebral más común y agresivo

TecnoXplora » CienciaXplora

Publicidad