Las estaciones se suceden cada año de la misma forma. Al principio, acaba el invierno y empieza la primavera. Después se da paso al verano, al que sustituirá el otoño y, al final, en diciembre, empezará el invierno de nuevo. Una rueda que nunca para de girar y que siempre se produce en el mismo orden. Sin embargo, no todos los años las estaciones empiezan el mismo día, ¿por qué? Te lo explicamos en el vídeo superior.

A pesar de que el año comienza cuando aún estamos en invierno, se considera que la primavera es la primera estación, ya que es la primera en iniciarse y acabarse en un año. Durante el tiempo que dura, de marzo a junio, las flores comienzan a aparecer, los animales a desperezarse y los frutos, poco a poco, a nacer. Es una época en la que las temperaturas empiezan a subir y la naturaleza despierta después del duro invierno.

A continuación empieza el verano. Esta estación se caracteriza por el sol y el calor, además de ser la temporada de ir a la playa y tener vacaciones para disfrutarlas viajando, con la familia o los amigos. Es época de recolección y mientras dura esta estación se producen fenómenos como las 'Lágrimas de San Lorenzo', una lluvia de perseidas que se produce a mediados de agosto.

En septiembre comienza el otoño. En esta estación las temperaturas comienzan a descender y las hojas se secan y se caen de sus árboles. Cuando esta temporada termine, en diciembre, llegará el turno del invierno, la estación más fría. Además, durante esta época los días tienen menos horas de sol y el tiempo es más lluvioso.

Sabemos que las estaciones se suceden cada año en torno a las mismas épocas y que empiezan y acaban siempre en el mismo mes; sin embargo, el día suele variar cada año. En el vídeo superior te explicamos por qué este fenómeno es así.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

¿Cuándo empieza el verano de 2020 y cuánto dura?