FORMAS DE TIRAR EL DINERO

FORMAS DE TIRAR EL DINERO

Comprar una estrella no es un regalo original, es un timo

¿Quiere regalar una estrella porque ha visto un anuncio en prensa? Antes de hacerlo, lea esto porque te mostramos cómo hacerlo de una forma más económica.

 Lambda Geminorum obtenida con el catálogo estelar de ESASky
Lambda Geminorum obtenida con el catálogo estelar de ESASky | ESA

Antonio Pérez Verde | @aperezverde | Madrid | 27/06/2017

Seguro que a muchos de ustedes se le ocurren muchas maneras de tirar el dinero, ¿verdad? Les proponemos otra: regalar una estrella. Tal vez hayan visto o escuchado algún anuncio en medios de comunicación: "Regala una estrella para alguien especial", "el regalo más brillante", "dale nombre a una estrella" y por supuesto lo de "con certificado y mapa estelar".

Porque claro, si viene con certificado y mapa estelar será válido y la estrella pertenecerá a quien yo se la regale... O no. Además, si pago unas decenas de euros, algo de validez tendrá... o tampoco.

Resulta que actualmente existe un único organismo capaz de gestionar y modificar la lista de nombres de estrellas, que es la IAU (Unión Astronómica Internacional). Y comprar una estrella tiene la misma validez que tirar una moneda a la Fontana di Trevi para pedir un deseo, incluso menos, ya que el dinero recaudado en la fuente romana va destinado a fines sociales.

Entonces, ¿de dónde viene lo de regalar una estrella? Allá por 1979 apareció la primera compañía que ofrecía este servicio y las protestas de colectivos científicos no tardaron en llegar, porque -repetimos- la IAU es el único organismo capaz de gestionar estas cosas. Y no, la IAU no vende estrellas, ni les asigna nombres por dinero.

Entonces, ¿estas empresas se dedican a timar a la gente? Javier Armentia, director del planetario de Pamplona, explica que en la letra pequeña "te venden la posibilidad de dar un nombre a un objeto celeste, algo que ellos recogerán en un libro que también te venden. Es una especie de título de propiedad ficticio".

Imaginen que tienen un perro que se llama Celta, por poner un ejemplo. Deciden llamar a una estrella con ese nombre. Estas empresas hacen un libro donde ponen que la estrella que los astrónomos conocen como 'Lambda Geminorum' ahora se conocerá como Celta. Luego hacen un libro donde muestran el 'nuevo nombre' de la estrella, un buen método para convencer a más gente para que compren y nombren estrellas. Sin embargo, en los catálogos oficiales -los buenos, los de verdad- la estrella seguirá apareciendo como Lambda Geminorum.

¿Quieren regalar una estrella? Armentia da la fórmula: "Decidan qué estrella quieren regalar y hagan un certificado con un pergamino, una letra rimbombante y si quieren hasta con un lacre. Enmárquenlo. Además pueden obtener una imagen de esa estrella en Simbad o cualquier otra base de datos estelares seria. Y luego regálenlo con un envoltorio bonito". Más barato, más personal y con el mismo valor que si la adquieren en una de estas tiendas.

Pueden obtener más información al respecto en la página de la propia IAU, donde les hablan de manera clara (en inglés) de la realidad de este tema de compra y asignación de nombres de estrellas.

Recuerden: la IAU sí que pone nombres a estrellas, pero no cobra por ello. ¿Recuerdan la estrella Cervantes? Pues eso...

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.