TecnoXplora » CienciaXplora » Astronomía

FUERA DE PELIGRO

El cohete chino se estrella contra el Océano Índico, cerca de las Islas Maldivas

Se han cumplido las previsiones más halagüeñas y el Long March 5B ha acabado aterrizando sobre una superficie terrestre cubierta por agua, concretamente en un punto del Océano Índico. A continuación te damos todos los datos acerca del reingreso en la atmósfera del polémico cohete chino.

Cohete

Gtres Cohete

Publicidad

Tenemos la última hora acerca del reingreso en la atmósfera del Long March 5B. Según lo previsto, el cohete chino que fue lanzado como parte de un ambicioso proyecto para configurar una estación espacial, se adentró ayer en la atmósfera terrestre. Se esperaba que el gigantesco cohete asiático accediera por un área cercana a la Isla Norte de Nueva Zelanda y finalmente acabó aterrizando en el Océano Índico. Según los datos cedidos por a Oficina de Ingeniería Espacial Tripulada de China, de los que se hacían eco diversos medios estatales del país, la nave no tripulada impacto en punto oceánico situado al oeste del archipiélago de Maldivas.

Realmente no fue el cohete el que aterrizó como tal, sino más bien lo que quedaba de él. Tal y como habían vaticinado los expertos, el Long March 5B que viajaba a una velocidad de más de 27.700 km/h, comenzó a arder y en consecuencia a desintegrarse incluso antes de acercarse a la atmósfera, por lo que era absolutamente evidente que no reingresaría entero. Fueron los restos de la nave no tripulada los que chocaron contra nuestro planeta a las 10:24 am hora de Pekín.

¿El peligro ha sido real?

En primer lugar, teniendo en cuenta que aproximadamente un 70% de la superficie terrestre está cubierta por agua, las probabilidades de que el cohete impactara en tierra firme se reducían enormemente. La lógica apuntaba a que el Long March acabaría chocando contra un mar, un océano, un río, un arroyo o incluso contra los casquetes polares.

El problema es que el Gobierno Chino no se ha atrevido a ser tajante al respecto. Ninguna institución asiática se manifestó de forma contundente acerca de la trayectoria que seguiría el cohete, lo que en cierta forma alimentó la incertidumbre y la expectación en torno a él.

Por otro lado, el espectacular tamaño del Long March ha contribuido a alimentar el pánico. El cohete cilíndrico poseía 30 metros de longitud y 5 metros de diámetro y una masa estimada de entre 17 y 21 toneladas, lo que a bote pronto impresiona bastante. Sin embargo, en este sentido los expertos aeroespaciales no tenían ninguna duda de que acabaría desintegrándose durante su recorrido por los 300 km que le separaban de la Tierra.

...

Seguro que te interesa...

Un cohete chino fuera de control impactará contra la Tierra y se teme que lo haga en un lugar poblado

Publicidad