En los últimos años, apps como las de Snapchat han convertido en algo bastante habitual la realidad aumentada, con espectaculares filtros que nos permiten cambiar nuestra apariencia en tiempo real con un realismo que hubiera sido difícil de comprender hace solo una semana. También tenemos la posibilidad de crear avatares de todo tipo, con esos modelos en 3D basados en nuestro rostro, como hacen los Memoji de Apple en sus iPhone. Hoy lo que os proponemos es una manera divertida de crear filtros faciales en 3D con el motivo que queramos. Algo tan sencillo como convertir esa imagen en nuestro rostro, y adaptarlo a los movimientos del rostro en tiempo real.

Diviértete con estos filtros faciales

Pues bien, esto es algo que podemos conseguir fácilmente con una app para nuestros iPhone. Esta la podemos encontrar en la App Store, y se llama FaceReplaced - AR Filter Maker. Como dice su propio nombre es un filtro de realidad aumentada para el iPhone, que permite convertir el rostro de cualquier persona en otro completamente diferente. De estas apps hay muchas en las tiendas, pero lo que nos llama la atención de esta es que nos permite crear el rostro de realidad aumentada a partir de una simple imagen, cualquiera que nos vaya a dar juego al integrarse en nuestro rostro. Para ello lo que debemos hacer es seleccionar la imagen en la que queremos basar el filtro de realidad aumentada.

Con cara de perro | Face Replaced

Una vez que se ha seleccionado la imagen y eliminado el fondo de esta, ya que la aplicación cuenta con una herramienta para poder hacerlo fácilmente, es entonces cuando se utiliza esta imagen para cubrir nuestra cara. Con la cámara selfie del iPhone podemos grabar un vídeo en tiempo real en el que nuestro rostro se convierte en el de la imagen que hemos seleccionado. Y lo mejor de todo es que no se trata de una imagen plana, sino que esta se adapta al contorno y facciones de la cara. Esto quiere decir que esa imagen en 2D cobra profundidad y se adapta a todos los gestos que hacemos delante de cámara en tiempo real.

Una app que podemos utilizar con una imagen de origen que queramos, ahí es donde debemos ser creativos. Ya que hay muchos tipos de imágenes que pueden ser perfectas para poder jugar con esta app. Por ejemplo el rostro de nuestra mascota puede ser un buen ejemplo para poder jugar con esta app y convertirnos de repente en ella gesticulando ante la cámara. Lógicamente esta app no es compatible con todos los iPhone, sino solamente con aquellos que cuentan con una cámara Face ID en su frontal. Esta es capaz de modelar en 3D nuestro rostro, y después aplicar sobre él virtualmente cualquier imagen, que es lo que hace en realidad esta aplicación. Una buena noticia es que los desarrolladores de esta app aseguran que no recopila, almacena o transmite ninguna información a otros servidores, por lo que deberíamos estar tranquilos por la suerte de las imágenes que subimos.