Lali Espósito ('Sky Rojo') protagoniza la nueva serie de Prime Video 'El fin del amor' y se mete en la piel de una joven filósofa, periodista y escritora que tras criarse en una comunidad judía ortodoxa rompe con la religión y empieza a cuestionarse otros aspectos de su vida en busca de su libertad y de su voz. Sin embargo, el viaje no será fácil. La ficción está basada en la experiencia personal de Tamara Tenembaum que ella misma plasmó en un libro. Ahora se ha encargado de adaptarla a la pantalla junto a Erika Halvorsen como guionista y con Leticia Dolera ('Vida perfecta') como directora de los dos primeros episodios. Desde AhoraQuéSerie hemos hablado con todas ellas.

Cuando acaba el amor romántico hay otra cosa y eso es lo que se lanza a explorar Lali Espósito con el personaje de Tamara. 'El fin del amor' tiene un título que suena apocalíptico, pero que no es más que un intento de averiguar cómo son o cómo deberían ser las relaciones si nos alejamos del concepto tradicional del amor que pone el foco en la vida en pareja como único objetivo, especialmente para la mujer. "No significa tampoco el fin de la pareja ni de enamorarse, sino que es el fin de la idea de que es obligatorio, de la idea de que tenemos que dedicar nuestra vida a eso y de que es lo único que vale la pena hacer para tener una vida que tiene sentido", explica Tamara Tenembaum, el alma mater del proyecto. Erika Halvorsen ('El nudo'), guionista y showrunner, supo nada más leer el libro que el personaje de Tamara tenía una serie: "Me interesó por su mirada incómoda, incorrecta que siempre le da una vuelta más a la cosa y cuando leí el libro conocí de dónde venía esta Tamara, que era de una comunidad judío ortodoxa y me interesaba este personaje que sale a explorar las formas de vincularse y a cuestionar el amor, la pareja, el destino".

Lali Espósito explica que, pese a ser una historia muy particular y muy personal, la voz del personaje de Tamara es la voz de una generación y es universal "porque te coloca en un contexto en un país que queda en el culo del mundo, en una religión que se siente superlejana para quienes no pertenecen a ella y que, sin embargo, es universal y puede interpelar y atravesar a cualquiera". Y cuando habla de cualquiera se refiere a hombres y mujeres, algo en lo que coincide Leticia Dolera: "De lo que habla la serie que es la búsqueda de la libertad y de los cuestionamientos de las estructuras culturales y sociales. Es un tema universal que no entiende de sexos y que te atraviesa e interpela tanto si eres hombre como si eres mujer".

Aún así, Dolera sí que pone en valor el mérito de Tamara Tenembaun y Erika Halvorsen como creadoras y de Lali Espósito, como protagonista y productora ejecutiva, al sacar adelante un proyecto como este en una industria audiovisual tan "masculinizada" como la argentina. "Es casi un milagro que estas mujeres hayan levantado este proyecto y hayan conseguido hacerlo mainstream con un presupuesto digno y en una plataforma internacional. La serie se hace gracias al talento de Tamara y de Erika y a que Lali se embarca en el proyecto. Lali es una figura muy querida y muy poderosa en Argentina y eso hace que sea posible, por eso estas decisiones por parte de artistas son muy importantes". Y añade: "Que haya escenas como la de una masturbación de un hombre a una mujer teniendo la regla y que se vea que tiene la regla y que se vea la sangre, eso que casi en cualquier industria es subversivo en Argentina lo es todavía más". Insisten que este tipo de series son necesarias y Leticia Dolera explica que "gracias a que tienen audiencia y repercusión, las plataformas empiezan a darse cuenta de que las ficciones protagonizadas por mujeres no son de nicho".