Algunos de los asesinos más conocidos de España por sus crueles crímenes han coincidido en un programa de prisión que se llama 'diálogos restaurativos' y que consiste en una especie de terapia grupal en la que los presos hablan de lo que han hecho para acabar en la cárcel y cómo se sienten respecto a estos hechos.

Como ha desvelado el diario 'El Mundo', en estos encuentros han participado Miguel Carcaño, condenado por el asesinato de Marta del Castillo; Sergio Morate, que asesinó a su novia Marina Okarinska y a su amiga Laura del Hoyo; Tony King, que acabó con la vida de Rocío Wanninkhof y Sonia Carabantes; Santiago del Valle, que acabó con la vida de Mari Luz; y Antonio Ortiz, el pederasta de Ciudad Lineal.

También ha estado en ese programa José Bretón, asesino de sus hijos Ruth y José, que ha terminado por reconocer sus hechos tras años negando ser el asesino. Y aunque sí ha afirmado que está en prisión por asesinarlos, ha llegado a decir que los pequeños no sufrieron y que él no sería capaz de hacerles daño jamás.

"Estoy aquí por haber asesinado a mis hijos, a mi José y mi Ruth. Nada más hacerlo, me arrepentí. Siempre negué el crimen, hasta hace tres años, en que decidí dar el paso y quitarme de encima el peso de tener que mentir. He intentado suicidarme varias veces", recoge el citado medio, aludiendo a declaraciones de Bretón en las charlas. Peguntado por la muerte de sus hijos, él habría hecho alusión al divorcio: "Estuve 15 días planeándolo todo, porque quería hacerle daño a ella. Tranquilos, los niños no sufrieron. Yo jamás les haría daño".

Tras escuchar estas y otras declaraciones de los asesinos presentes en este programa, la abogada y criminóloga Beatriz de Vicente ha recalcado en Más Vale Tarde que "en las manifestaciones de los tres hay un punto egoico impresionante". "Qué distorsión cognitiva tiene Bretón que es capaz de decir que no les hizo daño habiéndoles quitado su bien más preciado", apunta sobre las declaraciones de este preso. Y añade: "No se ve un animo real de resarcimiento".