Queremos saber si las cenas de Navidad podrán ser de seis o de diez personas, si se permitirán los desplazamientos entre comunidades autónomas para visitar a la familia, si tendremos que volver a casa a la una o las dos de la mañana, o si los niños cuentan para las restricciones. laSexta clave ha querido preguntar a los sanitarios, al frente de la pandemia desde hace meses, para saber si creen que estamos hablando demasiado sobre cómo podremos celebrar las Navidades en vez de centrarnos en cumplir las medidas para evitar más contagios.

"Tienen que ponerse en la piel de los sanitarios, que a pie de cama vemos cómo personas de todas las edades enferman gravemente o fallecen", ha explicado Jesús García, enfermero en el Hospital de Henares. Nos piden simplemente que "no bajemos la guardia, que se sigan manteniendo esas medidas de restricciones sociales", porque, según han asegurado, "no nos podemos permitir el lujo de tropezar tres veces con la misma piedra".

"Si se relajan las medidas de control, no tengo ninguna duda de que en enero nos vamos a enfrentar a una tercera oleada", ha afirmado Víctor Pedrera, médico de atención primaria en Valencia. En esta misma línea, según se ha encargado de recordar María Luisa Centeno, intensivista en el Hospital Universitario de Ceuta, las consecuencias "serán muy graves y volveremos a tener un aumento de casos importantes con un desenlace malo". Su mensaje no puede ser más claro: "Fiestas en Navidad habrá muchas, pero vida hay una", afirma José Enrique Roviralta, del Hospital de Ceuta.

"Hay que salvar vidas, no la Navidad"

En la misma línea que Roviralta se han expresado numerosos expertos. Es el caso de Pedro Samblas, médico de Atención Primaria Pediátrica: "Estamos preocupados por el plan de desescalada navideña. Hay que salvar vidas, no salvar la Navidad". Entienden que se está repitiendo paso a paso lo que sucedió tras la primera oleada. "No queremos vivir una tercera ola después de las fiestas navideñas", ha señalado Samblas.

Sin embargo, la sobrecarga de trabajo continúa, así como las ausencias sin cubrir. "Si se hubiera resuelto durante estos siete meses el problema de acceso telefónico con más personal, probablemente las colas en los centros de salud serían menores", ha apuntado Concha Herranz, delegada de Prevención de UGT. A esto se suman las vacaciones por los festivos. "¡Necesitamos más personal telefónico; líneas telefónicas, medicas, enfermeras, recursos... más material!", ha reclamado Pedro Samblas.

En Madrid, los sanitarios de Atención Primaria advierten de que, de los 1500 rastreadores que hay, 500 se han sumado en octubre. Sin embargo, estos cambiarán de función, según los sindicatos. "Nos han informado de que 550 personas estarán fuera de los centros de salud para llevar temas burocráticos", ha sostenido Silvia Durán, portavoz de la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid. En esta misma línea se ha expresado Herranz: "El único refuerzo que habían tenido los profesionales de salud había sido el contrato de los gestores rastreadores COVID. Van a ser reubicados, así que van a desaparecer".

La administración sanitaria extiende cheques que después Hacienda no va a liberar"

Pedro Samblas (médico pediatra)

Por ello se encienden también las sirenas de las ambulancias, todo con la intención de denunciar el incumplimiento de la equiparación salarial respecto a los profesionales de hospitales. "Nos han dicho que el pago iba a ser en el último trimestre de 2020. Para nuestra sorpresa, nos dijeron que está cerrada la nómina de noviembre, pero no entrará porque falta un informe de Hacienda", ha apuntado Silvia Durán.

Precisamente, sobre este asunto, ha añadido: "Sabemos que Hacienda tenía el visto bueno. Entonces, la realidad es que no entendemos". Una crítica a la que se ha sumado Samblas: "Los acuerdos están para cumplirse, y la sensación es que la administración sanitaria extiende cheques que después Hacienda no va a liberar". Se dejarán la piel en la lucha contra el covid, pero exigen no bajar la guardia.