La capital ucraniana, Kiev, ha puesto fin a un toque de queda de 36 horas, y aunque los ciudadanos ya pueden salir de sus casas y sus refugios, poco ha cambiado y la sensación de incertidumbre perdura, "siguen sin saber si va a haber una gran operación militar o si las negociaciones saldrán adelante", ha explicado el periodista Mikel Ayestaran En El Intermedio.

Y es que las calles siguen repletas de controles, de milicianos, de voluntarios y de nervios, pues muchos tienen miedo a que se les puedan colar colaboradores rusos dentro de la ciudad para hacer operaciones dentro de Kiev.

Mientras las cosas siguen así en la ciudad, el periodista recorre sus calles en busca de historias. Como ha contado, ha pasado el día en la universidad, donde habitualmente viven 800 estudiantes y ahora apenas quedan una veintena refugiados en un búnker. Lo particular de este refugio es que fue construido por ingenieros de la antigua Unión Soviética en 1965. "Una estudiante me ha contado que lo ingenieros que hicieron ese búnker que hoy en día iba a servir para proteger a los estudiantes de las bombas rusas", ha comentado.

A Ayestaran también le ha impactado lo ocurrido con otro joven, al que le ha llegado un mensaje desde su pueblo comunicándole que su padre había muerto en combate. "La única comunicación que ha podido tener en estas semas y ha sido para recibir ese jodido mensaje", ha remarcado el periodista. Añade además que los jóvenes "no se fían para nada de las negociaciones" y que "los jóvenes de Ucrania miran hacia Bruselas, no miran hacia Moscú".

Por otro lado, el periodista ha hablado sobre los ánimos de la población, afirma que "cada día que pasa les veo más y más unidos en torno a la figura de Zelenski, erigido como el autentico unificador, incluso de los que podían ser más prorursos en el pasado se han sumado a este pensamiento de intentar buscar el refugio de la Unión Europea para alejarse de las políticas de Putin y del Kremlin".

"Me queda claro que Putin tiene la capacidad militar de arrasar y conquistar Ucrania por la fuerza, pero no va a poder conquistar a todos los ucranianos con los que yo me he encontrado estos días", ha valorado Ayestaran.

El imprevisto de Mikel Ayestaran que casi impide su conexión con El Intermedio

Mikel Ayestaran ha tenido un imprevisto antes de empezar El Intermedio que casi le impide conectar con el programa, y es que su móvil se ha caído desde un séptimo piso. No te pierdas su reacción en este vídeo.