Es un misión muy difícil, casi imposible, pero los bomberos han trabajado durante toda la noche para intentar encauzar la lava y que no abrase todo el barrio de Todoque, en los Llanos de Aridane.

Unas imágenes en plena noche en la que se ve cómo una excavadora se enfrenta a la gran cantidad de magma y piedra volcánica que ha entrado ya en este último barrio antes de llegar al mar. Apoyados con esta maquinaria pesada, un equipo de bomberos de Gran Canaria desplazados a La Palma intenta crear pequeños cauces para controlar el recorrido de la lava.

"Se está intentado porque las condiciones y orografía del lugar lo están permitiendo a diferencia de otros lugares, pero no sabemos si servirá. Que no sea por no intentarlo", explican.

 

Allí, en Todoque, las autoridades han dado a los vecinos una oportunidad para intentar salvar algunos de sus bienes. Acompañados de personal de emergencias, pueden acudir a dos puntos cercanos que se han habilitado en la gasolinera Disa de La Laguna y en el cruce en la costa de Tazacorte entre La Laguna y la carretera de la costa.

Siempre antes de que "quede colapsada la carretera" por la lava, por lo que deben ir acompañados obligatoriamente por fuerzas y cuerpos de seguridad o emergencias, según ha explicado el presidente del Cabildo de La Palma, Mariano Hernández Zapata.