En la calle Huertas, en la capital, se oferta una "coqueta buhardilla de uso residencial en el catastro, en pleno centro de Madrid, muy acogedora y luminosa" por 65.000 euros de tan solo cinco metros cuadrados habitables. Algo que no debería ser legal, como explican los expertos consultados por lasexta.com.

El polémico anuncio lo hemos visto en el portal inmobiliario 'Idealista' y las imágenes no cuadran mucho con la 'coqueta' definición: en un espacio minúsculo se concentran un sofá, una nevera pequeña, un microondas, una pequeña vitrocerámica, un fregadero y… Hasta un váter. Todo ello aglutinado en un espacio de apenas cinco pasos. La oferta contempla también la existencia de un baño que luego no aparece en las imágenes. Únicamente aparece el váter, escondido detrás de una minúscula nevera. No se ve ducha, bidet o lavabo donde asearse.

El precio es de 65.000 euros: si se hace la división, sale que el metro cuadrado cuesta un total de 13.000 euros. En un cuarto piso. Sin ascensor. Dinero "justificado" por el lugar donde se encuentra, según el anuncio en el portal: la descripción reza que "fue en su momento lugar de demora de grandes literatos como Miguel de Cervantes, Lope de Vega, Góngora o Quevedo".

"Ideal para inversores"

La polémica oferta, buena muestra de la crisis de vivienda y de alquiler en la capital, ha sido compartida en redes por 'El Zulista', una cuenta de Twitter que recoge ofertas de alquileres y pisos que, como su propio nombre indica, son difícilmente habitables: "¡Buenas noches zulistas! Zulo trastero en Madrid. Cinco metros cuadrados de coqueta 'buhardilla' según catastro. Conviértete en casero zulero, ¡te lo quitarán de las manos!".

 

En Madrid la normativa actual exige que los pisos cuenten con 38 metros cuadrados mínimos de habitabilidad y 25 si son tipo estudio. Sin embargo, esto afecta a las nuevas construcciones y no a las registradas antes de la promulgación de la ley (actualizada a 2004).