El último caso de discriminación lingüística se ha producido en Sant Vicent del Raspeig, Alicante, entre una mujer valencianoparlante llamada Irene Galiano y un sanitario de urgencias, mientras que el equipo atendía a la madre de la afectada. Al ver que la paciente le pedía, en valenciano, que la asistieran, el sanitario no dudó en exigirle que le hablase en castellano aunque éste contestaba a todo lo que la mujer le comentaba. Finalmente, Galiana no fue atendida debido a la negativa del chico.

La madre de Irene Galiana llamó al al servicio de urgencias médicas del 112 para que enviaran a su domicilio una ambulancia. A su llegada, la joven se acercó a los sanitarios para comentarles lo sucedido a lo que uno de ellos le respondió: "¿Qué dice? Háblame en castellano".

La chica, que quería que le midiesen las pulsaciones porque tenía ansiedad y le dolía el corazón, se negó a hablar en castellano mientras que el sanitario le decía que no la entendía. "Si no me entiendes, ¿Por qué me contestas a todo lo que le digo?", le reiteró la paciente al sanitario.

"¡Viva España! ¡Viva el Rey! ¡Viva el orden y la ley!". Con esta frase finalizó la conversación por parte del sanitario. Galiana no recibió ningún tipo de asistencia y, más que paciente, fue víctima de un nuevo caso de "valencianofobia" que la 'Plantaforma Plataforma per la Llengua del País Valencià' ha denunciado en su cuenta de Twitter.

 

Según informa el diariocv.es, desde la plataforma valenciana reclaman de manera "urgente" que se garantice la competencia lingüística de todas las personas que se dedican al sector sanitario en Valencia y que se organicen cursos de valenciano. Estas dos exigencias ya han sido enviadas tanto al alcalde de San Vicent del Raspeig, el socialista Jesús Villar, como al Sindic de Greuges y a la consellera de Sanidad, Ana Barceló.

Según el apartado segundo del artículo 9 del Estatuto Valenciano, "los ciudadanos valencianos tendrán derecho a dirigirse a la Administración de la Comunitat Valenciana en cualquiera de sus dos lenguas oficiales y a recibir respuesta en la misma lengua utilizada". Un artículo que se complementa con otros del texto legislativo en el que se amparan los derechos que tienen los valencianos de utiliza dicha lengua en cualquier lugar de la Comunidad Autónoma.

El delegado de la plataforma en la Comunidad Valenciana, Manuel Canceller, explicó a dicho diario digital que "en un servicio público como es el caso uno no puede actuar desde el prejuicio ideológico".

Las redes sociales de Plataforma per la Llengua del País Valencià al igual que aquella dedicada a la lengua catalana están hasta arriba de denuncias de casos discriminatorios que viven los ciudadanos valencianos y catalanes simplemente por ejercer su derecho lingüístico en el territorio cuya ley se lo permiten.