El tercer lunes de enero es conocido desde 2005 como el día más triste del año, sin embargo, su origen está repleto de incógnitas. No obstante, este mito ha conseguido hacerse un hueco entre la población y cada año provoca que las redes sociales se inunden de comentarios sobre este asunto y que el hashtag #BlueMonday se convierta en trending topic.

La confusión y el desconocimiento sobre este término genera dos situaciones totalmente diferentes: personas que se refugian en la tristeza y melancolía para intentar sobrevivir al ‘día más triste del año’ y otras que prefieren volcar toda su energía con el objetivo de hacer frente a todos esos mensajes virales que circulan por Internet.

Pero, ¿quién puso de moda el Blue Monday? Cliff Arnall, profesor de la escuela de psicólogos de la Universidad de Cardiff, anunció que había encontrado la fórmula matemática para determinar el día más triste del año. Desde ese momento, su teoría empezó a colarse entre los distintos medios del mundo y terminó popularizándose. A continuación, te contamos varias curiosidades sobre este fenómeno.

La fórmula matemática del Blue Monday

El Blue Monday se representa con la fórmula 1/8C+(D-d) 3/8xTI MxNA y cada una de las letras corresponde a un factor:

  • 'C' es el factor climático.
  • 'D' las deudas provocadas por las Navidades.
  • 'd' el dinero que se cobrará a finales de enero.
  • 'T' es el tiempo transcurrido desde la Navidad.
  • 'I' representa el último período desde el último intento fallido de dejar un mal hábito.
  • 'M' refleja los niveles de motivación.
  • 'NA' es la necesidad de un cambio de vida.

Esta fórmula ha sido criticada a lo largo de la historia por los expertos, ya que no alberga una base científica. Ninguno de los factores que se incluyen pueden medirse o compararse y, por lo tanto, no se pueden verificar adecuadamente. 'No hay un día más feliz ni más triste. Las condiciones climáticas, económicas o sociales son muy diferentes en el mundo e incluso en un mismo país por lo que es imposible hacer esa simplificación', relató Rosa María Baños, catedrática de Psicopatología de la Universidad de Valencia, a EFE.

Una estrategia de marketing: la realidad que se esconde tras este día

En 2005, una agencia de viajes que ya no está en el mercado, Sky Travel, contactó con Arnall para poner en marcha una campaña publicitaria, según contó el propio psicólogo al diario 'The Telegraph' en 2010. Le pidieron que analizará cuál podría ser 'el mejor día para reservar unas vacaciones de verano' y él trató de averiguarlo a través de un cálculo matemático.

Pensando en lo que le contaban sus pacientes, examinó los factores que podían causar estrés o depresión y concluyó que el tercer lunes de enero era ‘particularmente deprimente’. Gracias a esta teoría, la agencia invitaba a los consumidores a viajar y a reservar escapadas para hacer así más alegre este día.

Asimismo, la agencia de comunicación que gestionaba a Sky Travel, Porter Novelli, comenzó a difundir la fórmula entre los diferentes medios, pero sin especificar que se trataba de una maniobra para publicitar los servicios de una agencia de viajes.

En consecuencia, la falta de rigor científica ha llevado a que el propio Arnal la desmienta. Incluso fue activista del movimiento #StopBlueMonday iniciado en el año 2016 junto a Turismo de las Islas Canarias para poner fin al mito expandido a lo largo de los años.

Una nueva oportunidad de negocio

A raíz de esta tendencia, son muchas las empresas que lanzan ofertas y descuentos a lo largo de este día para paliar esa falsa tristeza. Un claro ejemplo de ello es, por ejemplo, Mediamarkt, que difundió una campaña bajo el lema '¡Alégrate el día más triste del año!'.

Las compras como antídoto para el Blue Monday no solo se da en marcas de ropa, cosmética o productos electrónicos, sino que traspasa esta barrera y otros sectores como la restauración también ponen en marcha esta técnica de marketing que refuerza su vínculo con los clientes. Por ejemplo, idean platos nuevos o publican ofertas de 2x1.