Los productores de plátano de Canarias están en pie de guerra contra la Ley de la Cadena Alimentaria que quiere aprobar Agricultura, y que evita que se pueda vender el producto por debajo del coste de producción. Eso podría ser positivo, pero no lo es porque la ley no afecta a las bananas importadas que compiten con el producto nacional de forma desleal.

Una de las personas que se siente perjudicada con esta norma es Raúl, un agricultor que lleva 25 años dedicándose a cultivar plátano de Canarias y asegura que tendrán que tirar el 30% de los plátanos. De igual modo, el presidente de la Asociación de Organizaciones de Productores de Plátanos de Canarias (Asprocan), Domingo Ortega, señala que trabajan con costes muy diferentes y con exigencias legales sanitarias que no tienen ellos, la competencia.

Apocas horas de que la ley se debata en el Congreso, los productores insisten: si no se modifica la norma no se podrá garantizar la continuidad del sector y se verían obligados a tirar parte de su producción.

Los diputados de Coalición Canaria y Nueva Canarias han presentado enmiendas para que el sector del plátano quede fuera de la norma. Mientras, el ministro de Agricultura, Luis Planas, defiende la ley y asegura que ha escuchado a muchos agricultores canarios agradecer la protección que les blinda, dice, esta ley alimentaria.

Aunque desde Agricultura han hecho una propuesta para que se pueda vender puntualmente a pérdida, pero para los productores sigue sin ser suficiente. Considera el presidente de Asprocan que su propuesta "está fuera de lugar y no es compatible con la realidad". No entienden, dice, cómo no se ha aceptado algo que pide el 100% del sector. Piden que plátano de Canarias quede fuera de una ley que acabaría destruyendo, afirman, a los mismos productores que pretende proteger.