Los zorros voladores son una especie de murciélago, la más grande del mundo, que se denominan así debido a su aspecto de 'zorros con alas'. Estos animales son muy sensibles a las temperaturas, y dada la gran ola de calor que está viviendo parte de Australia en estos momentos con temperaturas superiores a 42º C, muchos de estos animales están muriendo.

En Campbelltown, una región de Sídney, reside una gran colonia de estos murciélagos, y como se puede observar en las fotos que han subido los voluntarios a redes sociales, más de 200 animales han muerto literalmente por el calor. Según explican los expertos a medios locales "su cerebro se fríe" por el calor y "se vuelven incoherentes".

El recuento oficial en la zona fue de 204 cadáveres, pero a esos hay que añadir, según los voluntarios, los cadáveres que se encuentran en los árboles y que no tienen forma de recuperar, por lo que el número de muertes es más elevado. La gran mayoría de los murciélagos muertos eran crías.

Cadáveres de murciélagos muertos por el calor en Australia | Facebook Help Save the Wildlife and Bushlands in Campbelltown

Los expertos explican que para los zorros voladores jóvenes las temperaturas por encima de 30ºC son peligrosas, y en este área se han llegado a alcanzar los 47,1ºC según la lectura de la estación cercana de Penrith de Sydney.

Hasta la fecha han muerto debido a este calor extremo unos 3.000 murciélagos (especialmente crías) en las zonas de Sídney, Nueva Gales del sur y Victoria