El cuerpo decapitado de Susana Beatríz Carrera, empresaria dedicada a la compraventa de aluminio, apareció dentro de una bolsa negra junto a una nota que culpaba de su muerte a su esposo por no haber pagado el rescate: "Esto me pasó porque mi marido no quiso pagar el rescate".

La empresaria fue secuestrada en Coatzacoalcos, México, cuando iba a recoger a su hija a casa de una amiga, según ha informado 'BBC'. El momento en el su captor se baja de un coche y la agarra por el cuello fue grabado por una cámara de vídeo.

 

La Unidad Especial de Combate al Secuestro no pudo hacer nada por la liberación de la víctima, ya que la familia expresó sus deseos de negociar de forma directa y privada con los captores.

Susana Carrera y su marido eran los propietarios de la empresa 'Pexaluminio', dedicada a la compraventa de aluminio. El esposo de la mujer asesinada, al que habían solicitado 184.000 euros por su rescate, publicó el triste desenlace en Twitter y agradeció el apoyo de la ciudadanía: "Muchas gracias a todos por sus oraciones y deseos para que mi esposa Susana Carrera pudiera regresar a casa. Desgraciadamente no se pudo y falleció".

Los vecinos del municipio han expresado su crispación por la violencia que impera en las calles y han solicitado al alcalde que ponga fin a los problemas de seguridad.