"Vivo en una pesadilla diaria de la que no puedo salir desde que mi madre se tiró desde la sexta planta del edificio en el que vivía en Almería el pasado 4 de Noviembre". Así comienza la publicación del actor Román Reyes, en la que denuncia la falta de atención psiquiátrica que recibió su progenitora antes de suicidarse.

El joven ha impulsado una petición en 'change.org' para solicitar firmas por un cambio en el sistema sanitario. "He visto a mi madre llorarme, pidiendo que la ingresaran, 'que no tenía ganas de vivir'".

 

Y es que, su madre sufría problemas psiquiátricos, pero según el joven la ha "llevado a hospitales una y otra vez, pero ni con su grave historial, ha ingresado". Denuncia que solo le cambiaban la medicación y si conseguían un ingreso, "siempre era corto e insuficiente".

"En un mes de ingreso no evitas que alguien quiera acabar con su vida. Porque no encuentra consuelo. Ni ellos ni los familiares. Nos dejáis solos y desatendidos", continúa la publicación.

El objetivo de Román Reyes, según explica, es "no dejar que la marcha de su madre sea en vano" porque "este sistema es vergonzoso y mañana te puede tocar a ti o a cualquier persona que quieres".

Para ello, cree que es necesario que "no nos obliguen a ir a un psicólogo privado para tener un seguimiento serio" ni se den las citas con los especialistas "tan salteadas".

"Dejad de sacar el pacho con la sanidad española porque en el apartado psiquiátrico y psicólogo es tercermundista. Más de 3.600 personas al año siguen decidiendo quitarse la vida ante la apatía de un estado cómplice. No se educa emocionalmente, no se hace fuerza en campañas", sentencia.

 

La publicación cuenta ya con miles de interacciones y comentarios, en los que muchos internautas le muestran su apoyo y cuentan vivencias muy parecidas. "No dejes que te calle nadie, yo tengo TOC diagnosticado y la primera vez que acudí al psiquiatra fueron cinco minutos de consulta y no me han vuelto a llamar", explica una mujer.

Mientras, otro tuitero narra el suicidio de su padre a los 60 años. "Le dieron el alta, pero fue a su médico para decirle que tenía pensamientos suicidas, no hicieron caso y al día siguiente se suicidó".