Días después de su polémica comparecencia en el Congreso, Aznar reaparece y el expresidente prefiere eludir la pregunta sobre si mintió en la comparecencia, tras las más que cuestionables respuestas que ofreció sobre la financiación ilegal del PP.

"Yo digo que no existe ninguna caja B del PP y quien lo diga, tendrá que demostrarlo. Yo digo que no", aseguró el expresidente. Aznar dice que no, obviando una sentencia que considera probado que sí: "La caja B del partido, consistente en una estructura financiera y contable paralela a la oficial, existente al menos desde el año 1989".

Pero Aznar dijo cosas aún más sorprendentes, como que "no" conoció al señor Correa, ni lo contrató . Tan sorprendente, que se lo volvieron a preguntar, en esta ocasión Pablo Iglesias. "¿De verdad, no conocía usted al señor Correa?", preguntó el líder de Podemos. Aznar respondió tajante: "Si le digo que no conocía ni tenía relación con el señor Correa es que no conocía ni tenía relación con el señor Correa".

Así que Aznar renegó de una relación de la que el cabecilla de la Gurtel tiene una versión diferente: "Viajábamos fuera con ellos, acompañando al señor Aznar en sus viajes internacionales. Se creó una relación bastante buena".

Pero Aznar no solo renegó de Correa, también al empresario valenciano Ramón Blanco Balín, condenado por la Gurtel: "Ni he sido amigo, ni tengo ninguna relación con el señor Blanco Balín".

Blanco Balín admite sin embargo que estudiaron juntos. "Recibimos clase juntos durante seis años, siente años", dijo en una comparecencia. Pero Aznar no ha querido resolver esas contradicciones.