A una semana para llegar al final de la partida, el PSC tira el órdago a la grande. "Seguimos en el 'no' como el PSOE acordó, cueste lo que cueste", señala Miguel Iceta.

La mano derecha de Susana Díaz, Juan Cornejo, sube la apuesta, muestra la puerta de salida a los diputados que quieran saltarse al Comité Federal: "Antes de desobedecer, dejaría el acta".

A estas alturas el PSOE andaluz ya no evita decirlo. "No me produce urticaria la palabra abstención", apunta Cornejo. Desde este lunes empieza la pedagogía, más vale malo conocido, que terceras elecciones. "Ese Gobierno de Rajoy estará en minoría y los demás podremos doblarle el codo", explica Ramón Jáuregui, eurodiputado del PSOE.

Aunque para Izquierda Unida, con Correa sentado en el banquillo, hacer presidente a Rajoy tiene otras consecuencias. "El PSOE habrá intentado blanquear al PP", explica Garzón.

Pero hasta para eso tienen respuesta los que defienden por la abstención. "Se puede hacer una comisión de investigación que depure responsabilidades políticas", apunta Guillermo Fernández-Vara, presidente de Extremadura.

Mientras, Rajoy se encoge de hombros, dice que van a "esperar", pero ahora ya como mucho serán sólo unos días.