"La presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid ha decidido no hacer nada". Así de duro con Isabel Díaz Ayuso se ha mostrado Salvador Illa al anunciar este viernes la decisión del Gobierno de decretar el estado de alarma durante los próximos 15 días en Madrid.

Una medida que, según ha explicado el ministro de Sanidad, busca dar cobertura jurídica a las mismas restricciones que ya operaban allí y que ayer tumbó la Justicia.

Illa, que ha insistido en que las medidas serán "exactamente las mismas" que estaban vigentes hasta la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), se ha mostrado muy crítico con el Gobierno regional, aseverando que "la paciencia tiene un límite" y que "no hay más ciego que el que no quiere ver".

Durante su comparecencia, también ha repasado la cronología del diálogo que han mantenido ambas Administraciones en las últimas semanas, reprochando que, aunque pidió más tiempo al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hasta este mediodía, finalmente Díaz Ayuso ha optado por "no hacer nada".

Transmisión comunitaria en Madrid

Illa además ha desgranado los últimos datos del coronavirus en la Comunidad, señalando que en la última semana han fallecido allí 63 personas por COVID-19 y que "ahora mismo hay 3.361 personas hospitalizadas", 498 de ellas en las UCI "luchando por su vida".

"Podemos cruzarnos de brazos o podemos frenar al virus. La política está para servir y para frenar al virus", ha sentenciado.

Podemos cruzarnos de brazos o podemos frenar al virus"

Salvador Illa

"La obligación de este Gobierno y de cualquier Gobierno con alma es frenar al virus doblegando la curva de contagios y protegiendo a los madrileños y al resto de españoles, aunque suponga algunos sacrificios", ha agregado el titular de Sanidad.

"No quiero entrar en polémicas, lo he evitado siempre", ha proseguido el ministro, que no obstante se ha mostrado contundente con la situación de la Comunidad: "En política, un 99% de los temas suelen ser discutibles, pero siempre hay un 1% que es indiscutible. Proteger la salud de los madrileños es indiscutible y que en Madrid hay transmisión comunitaria también lo es".

Por ello, ha defendido que "hay que tomar medidas para proteger la salud de los madrileños y también para evitar que esta situación se propague a otras comunidades autónomas y ponga en peligro la salud de más personas".

En este sentido, ha recalcado que "es muy importante que el nivel de contagios alto de Madrid no se extienda por el resto de España".