Gabriel Rufián ha negado este viernes que desde Esquerra se amenazara al Gobierno con no apoyar los Presupuestos: "No, es que es de primero de política. Si no se cumplen los acuerdos, es complicado seguir adelante", ha dicho en una entrevista después de que el Gobierno rectificase tras anunciar primero que aplazaba la mesa de negociación con el Govern a después de las elecciones.

El diputado de ERC no ha desvelado el contenido de la reunión que mantuvo ayer por la tarde con Pedro Sánchez en la Moncloa, una reunión que, según informa Maria Llapart, empezó a las 16:50 y terminó poco antes de las 18:00 horas. "Tengo el compromiso de mantener cierta discreción", ha señalado, en la Cadena Ser.

"Si no se cumplen los acuerdos, es complicado segir adelante", en referencia al pacto entre ERC y PSOE para la investidura de Sánchez.

A su juicio, "mucho de lo que pasó ayer no nace de la mala fe: es un diagnóstico equivocado, que el Govern no existe y considera que se debe posponer. Les falta información y quisimos reivindicar los pactos". "Lo importante -dice- es que al final se habló" y "se pudo solucionar".

Asegura que se enteraron por la prensa

Rufián ha asegurado que en ERC se enteraron del aplazamiento "por la prensa" y ha insistido en la importancia de que "ese espacio de diálogo de negociación se respete y se preserve", en alusión al acuerdo al que llegaron PSOE y Esquerra de cara a la investidura y que recogía la mesa de negociación bilateral entre gobiernos.

"Simplemente lo que dijimos es que había un documento firmado, además público", ha indicado, sobre las conversaciones mantenidas ayer con el Gobierno. "Lo que hicimos fue recordar otra vez la importancia que tiene ese espacio de resolución política", ha añadido.

"Hay gente que no confía en esa mesa y era dar excusas a los extremos".

En este sentido, Rufián ha indicado que la decisión de aplazar la mesa "era darle excusas a los extremos", en alusión a quien, entre sus socios de gobierno, "quizá no confía excesivamente en esa mesa". Ha dicho que no se puede poner en "tela de juicio" la mesa pactada.

"Como en cualquier ámbito de la vida, los acuerdos hay que respetarlos y sino se enturbian y se intoxican. Si no entraríamos en un bucle bastante tóxico catalana", ha afirmado en lo que parece una clara alusión a Junts per Catalunya, que duda de los resultados que pueda arrojar: "Hay gente con toda la legitimidad del mundo que no confía en esa mesa y era dar excusas a los extremos".

Elecciones tras los presupuesto

Rufián ha descartado aplazar la mesa hasta después de las elecciones porque, tal y como ha recordado, no están convocadas: "Podemos estar muchos meses. Estamos hablando de julio u octubre. No se sabe", ha advertido. Y ha mostrado su extrañeza con el hecho de que que el gobierno convoque elecciones antes de aprobar los presupuestos: "Es un mundo al revés".