Tras una jornada de protestas con numerosos incidentes, sobre todo en la ciudad de Barcelona, el vicepresident de la Generalitat, Pere Aragonès se ha pronunciado en su cuenta de Twitter, donde ha llamado a los ciudadanos independentistas a "no regalar un 155 encubierto".

La segunda jornada de protestas desde la sentencia a los líderes del 'procés' ha estado protagonizada por las cargas policiales que se han producido a última hora de la tarde después de que un gran grupo de manifestantes prendiera fuego a una barricada frente a la Delegación del Gobierno en la Ciudad Condal.

Tras las cargas, la tensión ha aumentado y algunos de los manifestantes independentistas han comenzado a prender fuego a motos y contenedores de la ciudad, que han servido a modo de barricada.

El Gobierno ha lanzado un comunicado respecto a la actuación policial, a la que ha calificado "muy positivamente": "El Gobierno quiere reconocer la labor de las fuerzas y cuerpos de seguridad de Estado, algunos de cuyos agentes han resultado heridos en los disturbios".

Además, el Ejecutivo señala que "una minoría esta queriendo imponer la violencia en las calles de las ciudades catalanas" y que, ante ello, el "objetivo del Gobierno es garantizar la seguridad y la convivencia en Cataluña", algo que llevará a cabo, "si es preciso siguiendo su compromiso de firmeza, proporcionalidad y unidad".

A la par, el vicepresident de la Generalitat, Pere Aragonès, ha emitido un mensaje a través de la red social Twitter: "No les regalemos lo que buscan. No les regalamos un 155 encubierto. Debemos defender a nuestros ciudadanos y en nuestras instituciones. Alejémonos de todas las actitudes violentas y depuremos las acciones no justificadas".