La tensión ha aumentado en los aledaños de la Delegación del Gobierno en Barcelona después de que los manifestantes, que han emprendido una marcha desde diversos puntos de la Ciudad Condal hasta la Delegación, hayan comenzado a lanzar objetos a los Mossos d'Esquadra.

Los participantes de las protestas, encabezados por ciudadanos con las caras tapadas, han llegado a formar una barricada de fuego que ha sido finalmente sorteada por los agentes. Tras ello, los Mossos han emprendido cargas.

Los momentos de tensión entre los ciudadanos que han emprendido las protestas y los Mossos d'Esquadra han incrementado por la noche, llegando a prender fuego a varias motos y algunos contenedores que se encontraban en la zona, siendo necesaria la participación de los bomberos para apagar la gran bola de fuego producida.