Moncloa ha emitido un comunicado en el que ha expresado la visión del Gobierno respecto a las protestas perpetuadas en Cataluña tras la sentencia del procés.

En el comunicado, el Ejecutivo asegura que "una minoría esta queriendo imponer la violencia en las calles de las ciudades catalanas", especialmente en las cuatro grandes ciudades.

"La violencia -continúa el comunicado- está siendo generalizada en todas las protestas. Grupos violentos de manifestantes han atacado las sedes de las subdelegaciones en Tarragona, Girona y Lleida, y están provocando destrozos y actos vandálicos en otras localidades catalanas".

El Gobierno ha apuntado que "es evidente" que no se trata de un movimiento ciudadano pacifico, sino "coordinado por grupos que utilizan la violencia en la calle para romper la convivencia en Cataluña". Por ello, ha señalado el Ejecutivo, "el Gobierno quiere reconocer la labor de las fuerzas y cuerpos de seguridad de Estado, algunos de cuyos agentes han resultado heridos en los disturbios".

"El objetivo del Gobierno de España es y será en todo momento garantizar la seguridad y la convivencia en Cataluña, y lo hará si es preciso siguiendo su compromiso de firmeza, proporcionalidad y unidad", ha sentenciado en el comunicado.