El secretario general del Partido Socialista reconoce parte de responsabilidad en el hecho de que se hayan convocado unas nuevas elecciones ante la incapacidad de lograr los apoyos suficientes para formar Gobierno tras las elecciones de abril.

Antonio García Ferreras le ha recordado que en 2016, él mismo aseguraba que "la responsabilidad de que el señor Rajoy pierda la investidura es exclusiva del señor Rajoy por ser incapaz de articular una mayoría". A lo que Sánchez ha respondido: "Tengo esa responsabilidad porque soy la primera fuerza política de este país".

Eso sí, considera que lo ha hecho porque la opción que planteaba Unidas Podemos, la de un Gobierno de coalición, no era la mejor:"He aprendido que la solución más cómoda, la más fácil, no tiene por qué ser la mejor". Por ello, asegura que al no aceptarla ha "antepuesto el interés general, la gobernabilidad de España a que haya un gobierno coherente, que tenga una única dirección y eso es lo que se estaba poniendo en cuestión por parte de Podemos en esta negociación".

Así, explica que Pablo Iglesias "quería dos gobiernos en uno, con personas que no tienen ninguna experiencia política, ni de gestión pública en carteras importantes".

A pesar de ello, Sánchez recuerda que el PSOE ofreció en julio un Gobierno de coalición, con una vicepresidencia y tres ministerios, pero "ellos lo despreciaron. Dijeron que era algo decorativo y que no era transformador", unas calificaciones que le "sorprendieron", porque se trataba de "carteras importantes para un partido progresista".

Por último, el líder socialista suma este "desprecio", y la propuesta de Podemos de "tener dos gobiernos en uno", al hecho de que que el 25 de julio la formación de Iglesias votase "junto con el PP, Ciudadanos y la ultraderecha para impedir que haya un Gobierno del PSOE".