"La actitud de Pablo Iglesias me pareció pueril e infantil. Parecía un niño pequeño con los brazos cruzados delante del rey, ¿pero quién se cree que es?", así ha valorado José Luis Martínez-Almeida la actitud del vicepresidente del Gobierno durante el discurso de Felipe VI en el acto por el 40º aniversario del 23F.

El líder de Unidas Podemos acudió a este acto como representante del Gobierno, pero no aplaudió las palabras de Meritxell Batet ni del jefe del Estado. Un comportamiento que el alcalde de Madrid ha tachado de "pueril" e "infantil".

"Es como un niño enfadado que cruza los brazos y mira con cara de 'yo no quiero estar aquí'. Si no quieres estar, no estés; si no quieres mantener la cortesía, sé valiente y no vayas. Lo que no puede ser es que te comportes como un niño pequeño", ha añadido el dirigente 'popular' en declaraciones ante los medios, llegando a preguntarse "quién se cree que es" el vicepresidente.

Iglesias acudió al acto porque asegura que su partido es "enormemente institucional", pero lo hizo con una insignia de la Unión Militar Democrática, cuyos integrantes "pagaron con humillaciones y arrestos" su lucha contra el franquismo en el último año de la vida de Franco. Así, los contrapuso a los altos mandos del ejército que protagonizaron ese intento de golpe de Estado y los que "sólo habrían necesitado un ok del rey para darlo".

Además, planteó una vez más su enfoque de que, si durante la Transición se expuso que la monarquía era "condición de posibilidad de la democracia", porque los militares sólo aceptarían un régimen con la figura de Juan Carlos de Borbón, elegido por el propio Franco como su sucesor, "40 años después es muy difícil" mantenerlo. También ha comparado el exilio del emérito con la entrada en prisión de Pablo Hasél.

Sí se ausentó de la comida en el Congreso con el monarca. Un acto a la que estaba invitado y al que asistieron el propio rey, el presidente del Gobierno, la presidenta del Senado, los presidentes del Constitucional y del CGPJ, la vicepresidenta de Relaciones con las Cortes, los ponentes vivos de la Constitución y el líder de la oposición Pablo Casado.