Los vecinos de Lleida han pasado ya su primera jornada de confinamiento, decretado por el Govern de la Generalitat tras el aumento de los contagios por coronavirus en los últimos días en la Comarca de Segrià. "Ha sido un jarro de agua fría", aseguran los residentes de la zona. De momento, no se puede ni entrar ni salir del territorio mientras dure esta nueva situación.

"Es muy probable que tenga una duración de unos 10-15 días", ha explicado el conseller d'Interior, Miquel Buch, en declaraciones a Catalunya Rádio. De esta manera, solo están permitidos los desplazamientos en la zona por razones de fuerza mayor o motivos laborales debidamente justificados.

Buch ya pidió el mismo día del confinamiento de la comarca que se "utilice la declaración autorresponsable que esté disponible en la web del Departament d'Interior", y detalló: "A partir del martes, eso debería ir acompañado de un certificado de la empresa correspondiente en la que se está trabajando".

En la capital, donde ya han comenzado las rebajas, los comerciantes notan menos gente por la calle. No es obligatorio, de momento, quedarse en casa, pero la consellera de Salut, Alba Vergés, ha pedido prudencia en la emisora 'Rac 1': "Si se hace caso de estas medidas y gente es consciente de lo que tenemos por delante, no sería necesario, pero no podemos nunca descartar nada. Nunca".

Hablamos de multas entre los 100 y los 600 euros"

Tanto en el ámbito privado como público, se limitan las reuniones a un máximo de diez personas. Se recomienda además que esos encuentros sean con personas con las que se convive. Está permitido visitar a familiares dependientes en domicilios siempre que se extremen las medidas de precaución, pero quedan prohibidas esas visitas si el familiar está en una residencia de ancianos.

Es especialmente importante saber que el uso de la mascarilla es obligatorio. Para quienes incumplan estas reglas, habrá consecuencias. "Estaríamos hablando de unas multas que podrían estar, en función de la tipología de la falta, entre los 100 y los 600 euros", ha detallado Miquel Buch. Lleida es el rebrote que más preocupa después de que se hayan registrado 140 nuevos casos en las últimas 24 horas, el segundo registro más alto de la pandemia.