La Generalitat ha decidido confinar en sus viviendas a los habitantes de la comarca leridana del Segrià ante el aumento de casos de coronavirus registrado en las últimas horas en la provincia, que suma nueve brotes activos. Así lo confirmó el presidente de la Generalitat, Quim Torra, debido a un "crecimiento demasiado importante de casos de contagio", por lo que desde el mediodía de este sábado estarán restringidas las entradas y salidas en el territorio afectado.

En una comparecencia junto a Miquel Buch y Alba Verges, el president de la Generalitat aseguraban haber tomado esta decisión porque "tiene prioridad la vida y la salud de las personas". "Hace falta tomar todas las precauciones y evitar contactos fuera del circulo familiar y mantener las distancias. No nos podemos relajar ni un minuto”, ha advertido Torra, que ha dado órdenes a los Mossos d'Esquadra y Policía Local de multar a aquellos que no cumplan este confinamiento.

Buch, por su parte, aclaró que aquellas personas que no tengan residencia en Segrià tendrían hasta las 16:00 horas de este sábado, para salir de la misma, al igual que aquellas personas residentes de la comarca que se encontrasen fuera de ella para volver.

Habrá 25 dispositivos de los Mossos d'Esquadra desplegados en Segrià, con unos 200 agentes. Alba Verges, por último, añadió que la razón de esta decisión se debe a que la incidencia del coronavirus “muy superior” a la del resto del país, obligándoles a tomar “actuaciones específicas”.

295 nuevos casos en el fin de semana

En los datos del Departament de Salut publicados este sábado tras conocerse esta noticia, Lleida sumó 155 nuevos casos en las últimas 24 horas, con 140 entre este sábado y este domingo. Estos datos suponen los más altos de la pandemia.

"El número de casos ha ido aumentando progresivamente y la situación nos recuerda al mes de marzo, pero no es la misma", ha explicado a laSexta José Luis Morales, del hospital Arnau de Vilanova, que ha añadido: "Ahora tenemos la suerte de que estamos haciendo PCR a todos contactos. Nos da tiempo a preparar las infraestructuras para dar respuesta a esa posible demanda asistencial".

"A diferencia de tiempo atrás, la previsión nos da tiempo a organizarnos. La UCI tiene capacidad ahora mismo, tenemos dispositivos que permiten dar terapia avanzada respiratoria en plantas que no son necesariamente UCI, sino cuidados intermedios", ha añadido Morales.