La Justicia ya se ha pronunciado sobre la situación de los cientos de jóvenes aislados en el hotel COVID de Mallorca por el macrobrote registrado la semana pasada en la ciudad balear a razón de un viaje de fin de curso. La juez ha decidido echar para atrás la primera avalancha de peticiones de 'habeas corpus' -mecanismo de defensa empleado comúnmente contra las detenciones ilegales- que los padres de los estudiantes encerrados en el complejo hotelero querían interponer para llevarlos a sus respectivas casas.

La magistrada se ha mostrado tajante a la hora de señalar que hay una notoria diferencia entre estar detenido por un delito determinado y estar confinado por una cuestión de salud pública, como es el caso de estos alumnos. Así, considera correcta esa cuarentena establecida por las autoridades para evitar en Mallorca -así como en el resto del archipiélago y en las regiones de la península- la propagación de los casos de coronavirus notificados en estos jóvenes.

Pese a que por el momento está desestimada esta petición, algunos de los abogados de los padres que han presentado estos recursos han confirmado a laSexta que seguirán trabajando por la pronta 'liberación' de los estudiantes que ocupan actualmente las instalaciones del hotel Palma Bellver, ubicado en el Passeig Marítim de la ciudad balear. Precisamente, esta decisión no sólo ha causado gran malestar e indignación entre los estudiantes; también, entre sus padres.

Ya horas antes de conocerse el pronunciamiento de la Justicia respecto a esta cuestión, una abogada de Cádiz y madre de uno de los chicos encerrados en la isla denunció al Govern balear al considerar que con esta actuación se estaba "deteniendo ilegalmente" a su hija, que viajó a la isla con nueve amigas más. "Parece ser que la consejería dio orden a la agencia de decirnos quiénes van a venir aquí. Lo que quiero es hacerle la PCR, que dé negativo y traérmela para casa", ha declarado a laSexta.

Este mismo martes, no obstante, también se ha pronunciado la Fiscalía sobre esta cuestión, reclamando al Juzgado que no ratifique la resolución por la que se ordenó este confinamiento forzoso. Desde su posición, el Ministerio Fiscal entiende, entre otras razones, que las medidas adoptadas en este contexto "no resultan plenamente justificadas ni proporcionadas de acuerdo con la legislación vigente". También, que resulta "extraño que no se hayan considerado sospechosos o contactos a otros colectivos tales como los trabajadores" de los hoteles o lugares de ocio visitados o a los "otros clientes que disfrutaban" de esos sitios.

El Govern habla de una situación de "salud pública"

Sin embargo, desde el Govern Balear, que ha mantenido en todo momento una postura similar a la expresada por la jueza, ha querido recordar este martes que los estudiantes están en una situación de "cuarentena" por una "necesidad de salud pública". "Esto no es algo que hayamos inventado ahora", ha señalado el portavoz del Comité Autonómico de Enfermedades Infecciosas de Baleares, Javier Arranz, que ha recordado que los chicos "no tienen posibilidad de hacer cuarentena en una casa, porque no tienen casa" en la ciudad.

"Es así como está funcionando el protocolo", ha subrayado Arranz, recordando que "una persona positiva se aísla durante diez días o más" en todos los casos, y que a "quien se le considera contacto estrecho -que la primera prueba es negativa pero ha estado en contacto con un positivo- se le hace una cuarentena de hace diez días". Un protocolo que, según ha remarcado el portavoz balear, "se hace en cualquier comunidad autónoma" porque, aun sin síntomas, una persona "podría contagiar".

En cualquier caso, ha reconocido que "los padres pueden hacer todos los trámites que vean necesarios" para cambiar la situación actual en la que se encuentran los chicos, si bien ha querido transmitir a dichos progenitores "tranquilidad" al asegurar que "sus hijos están bien atendidos" en el Palma Bellver: "Están en un hotel de un nivel bueno; en cuanto a sus necesidades, tienen acceso a WIFI, alimentación, y también están bien controlados medicamente".

Una ayuda de los padres para controla la situación no estaría mal"

Javier Arranz (portavoz Govern balear)

"Están siendo observados continuamente. Si alguno tiene síntomas, le daríamos atención inmediata", ha aseverado Arranz, que ha precisado que hay un teléfono donde los padres, que lo conocen, pueden llamar para darles cualquier tipo de explicación". No obstante, se ha dirigido a ellos directamente para pedirles comprensión ante el modo de actuar del Govern para evitar un mayor riesgo de transmisión comunitaria: "Todo el mundo sabe lo que es exigir a jóvenes mantener una cuarentena, por lo que una ayuda de los padres no estaría nada mal".

El portavoz balear ha subrayado que "estamos hablando del brote más importante que se ha producido en nuestro país". Ahora mismo, el hotel punto COVID de Palma Bellver acumula un total de 249 estudiantes peninsulares que han tenido "relación directa o indirecta" con este macrobrote. Asimismo, hay 13 jóvenes a la espera de ser trasladados a este complejo hotelero. Tres de los jóvenes afectados continúan fugados y se desconoce por el momento su paradero.

El macrobrote, en datos

En relación a su estado de salud, de los 249 alumnos que se encuentran en el hotel, 64 han dado positivo por PCR y 185 negativo, por lo que la tasa de positividad es del 25,7% entre ellos. Además, 14 jóvenes permanecen a esta hora ingresados en el Hospital Universitario de Son Espases con síntomas leves. Uno de ellos, en cambio, ha sido trasladado a la Unidad de Cuidados Críticos (UCI), sin que por el momento se conozcan más detalles de su estado de salud.

En total, ya son más de 1.300 los estudiantes afectados por el macrobrote de coronavirus que empezó a reconocerse la semana pasada. En la Comunidad de Madrid, 526 estudiantes han dado positivo por este viaje de fin de curso; en Euskadi, 189; Cataluña, 132; Andalucía, 122; Comunidad Valenciana, 104; Galicia, 102; Baleares, 64; Murcia, 26; Castilla-La Mancha, 19; Castilla y León, 12; y Aragón, 10.

Por su parte, Asturias, Navarra, La Rioja, Extremadura y Canarias confirman que no tienen casos derivados del macrobrote de Mallorca. No obstante, desde el Ministerio de Sanidad advierten que aún pueden aparecer casos relacionados este evento super dispersor o con otros viajes de fin de estudios, por lo que recomiendan mantener los sistemas de vigilancia alerta para identificar de forma precoz este tipo de eventos.