El Consejo General de Médicos- a excepción del de los colegios médicos de Cataluña- ha pedido el cese de Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias, "por su incapacidad manifiesta y prolongada a lo largo de la evolución de la pandemia". "No voy a bajarme del barco y dejarlo vacío", ha zanjado Simón, también portavoz de Sanidad, en rueda de prensa.

Preguntado por las críticas que ha recibido, el propio Simón ha reconocido este lunes que "ni ahora ni nunca, en ninguna actividad en la que yo haya participado, se ha hecho todo bien", porque, reconoce, "siempre hay algo que es mejorable".

Pero la decisión de su destitución, recuerda, no recae sobre él sino sobre sus superiores, puesto que él es un funcionario público. Así, mantiene que las peticiones que ha habido por parte de grupos de profesionales "están perfectamente en su derecho a dar su opinión".

Y añade: "Yo soy un funcionario público y mi puesto es el que mis superiores decidan". "Si tengo que estar aquí, estaré; si se considera que no debo estar, no voy a estar". "No voy a bajarme del barco y dejarlo vacío", ha zanjado.

La polémica surgió a raíz de unas declaraciones del pasado jueves en las que el director del CCAES afirmó que los contagios entre sanitarios podrían verse afectados por la saturación de los hospitales y por el comportamiento de los sanitarios, entre otros factores.

"En cuanto a los profesionales sanitarios, no es una cuestión de material, que está disponible desde hace ya muchísimo tiempo, pero sí que es cierto que hay otros factores importantes. Primero, una menor saturación de los hospitales reduce riesgos, un aprendizaje de los profesionales durante todo el proceso de la primera ola reduce riesgos en la ola actual, un aprendizaje de los gestores de los hospitales que establecen mejores circuitos y mejores mecanismos de protección y control de la infección favorece una reducción de riesgo para los profesionales, y obviamente, mejores comportamientos de toda la población, incluidos los profesionales cuando están fuera de su trabajo, reduce riesgos de que estos mismos profesionales se infecten fuera y luego lleven la infección a su entorno laboral", dijo el epidemiólogo.

Simón ha considerado que "lo que mejor se puede hace para valorar si mis palabras se han tergiversado es escuchar la rueda de prensa y a partir de ahí valorar qué es lo que he dicho, lo que dicen que he dicho y lo que se propone que pase con mi futuro".

El apoyo recibido

Tras la petición de su cese, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha apostillado que Simón es "un servidor público ejemplar", que cuenta con todo su apoyo. Descartando así un posible cese.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, se ha sumado, defendiendo la "entregada" labor de Fernando Simón. "Nos reuníamos cada día para hacer una evolución de la pandemia y he visto a una persona absolutamente dedicada y entregada", explicó la ministra en 'laSexta Noche'.

También el prestigioso exdirigente de la OMS, Rafael Bengoa, se ha volcado con Simón. "El Consejo General de Colegios de Médicos pide el cese de Fernando Simón. No es la forma de avanzar. Cuando se dan errores en nuestro hospitales, preguntamos"qué ha pasado", y no "de quién es la culpa". Así aprendemos. ¡Simón tiene mi apoyo para la tarea médica más compleja en décadas!", expresó a través de redes sociales.