El expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont ha instado al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, a dejar de buscar excusas para hablar con el presidente catalán, Quim Torra, y ha insistido en que JxCat no le regalará los votos que obtenga el 10-N.

"Lo que tiene que hacer es hablar con el presidente de Cataluña, elegido por los ciudadanos y el Parlamento catalán, que deje de marear la perdiz", ha dicho Puigdemont a los medios tras una reunión con candidatos de su partido a las elecciones generales en Waterloo, dentro de la campaña para los comicios.

Además, ha insistido en que Torra sigue siendo el interlocutor idóneo con el Gobierno porque es el elegido por el Parlamento catalán.

Puigdemont ha añadido que les gustaría que el Gobierno y el Estado español hubiesen hecho autocrítica por el uno de octubre de 2017 y el posterior discurso del Rey Felipe VI.

"Tiene una buena oportunidad mañana", dijo Puigdemont en referencia la visita del monarca a Barcelona, criticando la "ausencia de voluntad de diálogo" del Gobierno.

De no conseguir una mayoría en las elecciones del 10 N, Pedro Sánchez debería acudir a JxCat, Puigdemont ha insistido en que la formación no le regalará sus votos a cambio de nada" y ha acusado al líder del PSOE de "supremacismo político" por no pactar con otros partidos.

"Hay vida más allá del Partido Socialista y esto a veces le cuesta entenderlo porque parte de un supremacismo político que parece que si no piensas exactamente igual y dices exactamente igual las mismas palabras que quiere que digas, ya no cuentas", afirma Puigdemont.

En primer lugar, ha añadido que debería explicar por qué "gastó millones" en convocar elecciones para buscar el mismo resultado.

Puigdemont ha insistido en que la gente sabe "para qué sirve el voto a JxCat". "Creo que no hay opción política en la que el votante tenga tan claro esto en Cataluña. No sirve para regalar nuestro voto a cambio de nada al señor Sánchez", reitera.

El expresidente catalán no ha aclarado si JxCat se sumará a las protestas por la presencia Rey Felipe VI en el acto de entrega de los Premios Princesa de Girona.

A su juicio, con aquel discurso el monarca "hizo irrupción en la arena política como parte y, cuando viene a Cataluña en época electoral, se puede utilizar su mensaje para una parte".

Tanto Puigdemont como Borràs piden el voto para JxCat para "llevar el clamor de la calle a favor de la independencia" a la política.