Ángel Garrido ha protagonizado el fichaje sorpresa en los últimos días de campaña electoral. El expresidente de la Comunidad de Madrid deja el PP y se marcha a Ciudadanos. Asegura que su decisión no viene motivada por la venganza hacia los populares y pide respeto hacia su decisión.

En una entrevista en Onda Cero, Garrido ha señalado que no se sentía cómodo ni a gusto en el PP. "El PP ha iniciado una deriva distinta que se aleja del centro y es más acentuada en Madrid", ha señalado.

El hombre que sustituyó a Cifuentes al frente de la Comunidad de Madrid asegura que se trata de una decisión meditada y basada en la necesidad de ser honesto. "Uno puede aguantar mucho tiempo, pero es honesto ir donde te sientes cómodo. Solo pido respeto", ha añadido.

Garrido asegura que ha sido acogido con mucho cariño y respeto por la formación de Rivera y evita hacer ninguna crítica sobre Pablo Casado. "Jamás he dicho nada malo de mi partido ni de Pablo Casado. No hay ni malas palabras ni venganza. Si por algo he destacado es por no reprochar las decisiones de mi partido".

No obstante, en otra entrevista en Espejo Público, Garrido ha recomendado a Casado "que tenga sosiego y adquiera experiencia".

Añade que le gusta la política y trabajar en ella, pero no descarta volver a otra profesión en un futuro. "El día que me tenga que ir y volver a otra profesión lo haré, pero mientras trabaje en política me apetece hacerlo donde me sienta cómodo".