Un millar de personas se han concentrado en la tarde de este jueves en la plaza España de Barcelona, donde se encuentra la comisaría central de los Mossos d'Esquadra, y han derramado botes de jabón en el interior de la fuente para hacer espuma, en una protesta convocada por los CDR.

Los manifestantes, con pancartas con lemas contra los abusos policiales y por la liberación de los presos políticos, se han empezado a concentrar a partir de las 19,00 horas, lo que ha obligado a cortar al tráfico las calles de las inmediaciones de plaza España.

En la concentración han irrumpido dos personas que han proferido gritos a favor de la unidad de España y de la condena los líderes del procés, lo que ha suscitado insultos e imprecaciones de los manifestantes, sin que la situación haya derivado en ningún incidente más allá de enfrentamientos verbales.

Los manifestantes, que gritan consignas como "Buch dimisión" o "Libertad presos políticos", han convocado el contenido de los botes de jabón en la emblemática fuente de la plaza España y usan paraguas para remover el agua y hacer espuma.

El acto de protesta pretende ironizar sobre la declaración del exdelegado del Gobierno en Cataluña Enric Millo en el juicio del procés, donde afirmó que el 1-O hubo algunos manifestantes derramaron jabón líquido en los colegios para hacer resbalar a la policía, en la artimaña conocida como "la trampa del Fairy".

En una publicación en redes sociales, el colectivo independentista ha instado a los manifestantes a que lleven jabón "para limpiarlo todo". Además, han señalado que el objetivo es protestar contra los "más de 100 años de condena, los más de 40 presos, contra le represión del Régimen del 78 y contra la violencia policial".

 

Concentración de 200 periodistas contra la violencia

Al mismo tiempo, unos 200 periodistas se han concentrado en el centro de la plaza Catalunya de Barcelona para reclamar el fin de las agresiones a los profesionales de la información que se han ido dando durante las protestas de los últimos días.

En la concentración se ha leído un manifiesto, suscrito por el Col·legi de Periodistes de Catalunya, el Sindicat de Periodistes de Catalunya-Sindicat de Professionals de la Comunicació, el Grup de Periodistes Ramon Barnils, el Col·legi Professional de l'Audiovisual de Catalunya y la Associació de Dones Periodistes de Catalunya, entre otras entidades.

En el texto, profesionales de la información han hecho un llamamiento a que acaben las agresiones a los periodistas, algo que va más allá de una reivindicación corporativista y es un "grito de alarma ante un deterioro de la libertad de expresión y la libertad de prensa".

En el manifiesto 'Sense periodisme no hi ha democràcia' (Sin periodismo no hay democracia), los profesionales han recordado que el periodismo tiene la función social de hacer llegar a la ciudadanía la información necesaria para formarse un criterio sobre los asuntos públicos de manera libre: "Cada vez que alguien obstaculiza el trabajo de un periodista está atentando contra el sistema democrático".

A su juicio, la cifra de más de 60 periodistas víctimas de agresiones mientras trabajaban es "absolutamente intolerable", y han rechazado todas estas acciones, vengan de donde vengan, porque suponen un ataque al derecho a la información de la ciudadanía.

En el manifiesto han reprobado "especialmente" la actuación de los cuerpos policiales, tanto de los Mossos d'Esquadra como de la Policía Nacional, ya que la mayoría de informadores iban perfectamente identificados, y han reclamado a la Conselleria y Ministerio de Interior que investigue los hechos.