Durante años instruyeron el caso Nóos mano a mano. Fue así hasta que la infanta Cristina se cruzó en su camino. El fiscal Horrach siempre defendió que no había que investigar ni citar a declarar a la hija del rey emérito por su vinculación con el caso pero el juez pensaba lo contrario y le acusa incluso de dispensar un trato "inusual" a la infanta.

Castro apunta que el fiscal Horrach podía haber optado simplemente por no acusar a la hermana del rey Felipe VI pero, lejos de eso, optó por defenderla. "No es que un fiscal diga 'Yo no acuso' porque no me parece que deba hacerlo (...), pero de ahí a que se recurra una resolución judicial que sólo pretende escuchar a una persona", apuntaba Castro en su entrevista con Gonzo en El Intermedio.

E insiste: "No he visto un recurso igual en mi vida. Ni por el recurso en sí, ni por la agresividad que derrocha". Castro sentencia que en 40 años de carrera judicial, nunca se ha encontrado con un recurso de ese tipo por parte de un fiscal.

A su vez, el fiscal Horrach se muestra dolido y asegura que la visión de Castro es lo que rompió la confianza entre ambos: "Fue muy duro que se pusiese en entredicho mi labor profesional. Desde ese momento, la relación se deterioró".

No obsante, Horrach reconoce que lo que hizo no es lo normal, pero se defiende y niega haberlo hecho por presiones externas. "Es inusual lo que hice, sí. Pero la misión del fiscal es defender la legalidad y los derechos de los ciudadanos, no ejercer como robot acusadores", apuntaba el fiscal en Al Rojo Vivo al tiempo que aprovechaba para lanzar un recado a Castro: "El juez instructor no tiene capacidad para sentar a nadie en el banquillo".