"Niego que hubiera cualquier tipo de intermediación". Así de contundente se ha mostrado el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, sobre la querella admitida a trámite por las comisiones millonarias de Luis Medina y Alberto Luceño en varios contratos con el Ayuntamiento de Madrid para proveer de material sanitario a la ciudad en lo peor de la pandemia.

En su comparecencia ante los medios, Almeida ha insistido en que el ayuntamiento contrató con una empresa en un momento dramático y la preocupación eran los trabajadores. "Solo contratamos con la empresa, no con Medina o Luceño y todos los concejales de la oposición votaron a favor", ha explicado. "Usted me dice si a posteriori ¿lo haríamos? Le digo que no para que se compren coches de lujo, pero en aquellos momentos...", ha justificado.

Así, Almeida ha trasladado la responsabilidad a los técnicos del Ayuntamiento, con una fórmula en la que ha dicho defender su actuación. "Solo querían que nuestros trabajadores tuvieran el material. Es muy fácil hablar a toro pasado. En aquel momento y con la información que teníamos se lo digo yo, que no tuve participación ni directa ni indirecta en el apoyo a la decisión", ha añadido.

"Yo no tenía ni idea de que mi primo había contactado y no fui la persona a la que contacta mi primo". ha seguido explicando.

Estas palabras de Almeida se suman a las ya pronunciadas ayer cuando anunció que el Ayuntamiento de Madrid se personaría "inmediatamente" en el procedimiento judicial como afectado en la presunta estafa. "Ni el Ayuntamiento ni ninguna persona que trabaja para el Ayuntamiento de Madrid es objeto de la querella presentada por la Fiscalía, y esto es importante decirlo. El Ayuntamiento, en su caso, es el agraviado, porque se les imputa un delito de estafa", apuntaba entonces el regidor.