Los aranceles de Donald Trump a los productos españoles tendrán un impacto de 765 millones. Así lo ha hecho saber el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación en funciones, Luis Planas, que confía en la negociación para conseguir que los aranceles no entren en vigor.

Si no, avisa: Europa puede imponer otros cuatro mil millones de aranceles a Estados Unidos. "Queremos negociación, pero también firmeza. La Unión Europea debe ser capaz de recordar que tiene y puede utilizar 4.000 millones de euros".

"Queremos negociación, pero también firmeza"

Además, el ministro ha calificado de "inaceptable" los aranceles que planeta la Administración estadounidense, cuya entrada en vigor está prevista para el próximo 18 de octubre. "En la reunión con las comunidades autónomas he constatado que estamos unidos. El sector agroalimentario no es el objeto de esta disputa, que es por el sector aeronáutico y no tiene que ser la víctima de este conflicto comercial", destacaba Planas en rueda de prensa.

En este sentido, el Gobierno ha anunciado que se apostará también por la "coordinación con los socios comunitarios afectados y la Comisión Europea" y ha incidido en que "no entraremos en la guerra de sanciones, pero nos defenderemos".

El Gobierno convoca al embajador de Estados Unidos

El Gobierno de España ya ha dado el primer paso para iniciar el diálogo y mostrar su "rechazo frontal a los aranceles" convocando al embajador de Estados Unidos en España.

En un comunicado, el Gobierno asegura que si EEUU rechaza el diálogo con la UE, España "reaccionará con firmeza y claridad" para defender los intereses de ciudadanos y empresas españoles.

España, uno de países los más afectados

España será uno de los países más afectados por los aranceles de la Administración Trump, junto con Francia, Alemania y Reino Unido. Y es que los productos agrícolas, como los lácteos, el aceite, las naranjas o el vino, sufrirán aranceles del 25%.

El vino será uno de los sectores más afectados ya que España es el sexto proveedor del vino del país. Los aranceles también perjudicarán al aceite, un sector que facturó 405 millones en el país americano.