Aun sin conocerse los resultados definitivos de las elecciones en Estados Unidos, que podrían demorarse varios días por la avalancha de votos por correo, y ante una posible victoria del demócrata Joe Biden, el equipo del presidente Trump ha comenzado una campaña para recaudar fondos para preparar una batalla legal para impugnar los comicios.

De hecho, el propio candidato republicano, en su intervención pública durante la noche electoral, se ha autoproclamado ganador y ha asegurado que recurrirá al Tribunal Supremo de EEUU para denunciar un presunto "fraude" electoral en su contra.

"Esto es un fraude al público americano, es una verguenza para nuestro país, estabamos preparándonos para ganar estas elecciones, sinceramente hemos ganado estas elecciones", ha señalado en delaraciones desde la Casa Blanca.

Sin esperar al recuento definitivo de votos, el equipo de Trump ha enviado un mail a sus simpatizantes pidiendo dinero para empezar la batalla legal para impugnar los comicios: "La izquierda intentará manipular los resultados. Necesito tu ayuda para asegurarnos de que tengamos una batalla masiva para proteger la integridad de estas elecciones".

En esa misiva, Trump califica de "día histórico" esta jornada y asegura que van "a ganar a lo grande", aunque alerta de que "los medios de comunicación falsos y los socios demócratas intentarán hacer lo que sea necesario para evitar" que ganen.

 

"Tenemos que luchar. Me has defendido de todas las mentiras y los ataques viciosos de los medios de comunicación de izquierda y los demócratas radicales, y ahora te pido que me defiendas de nuevo. Nunca me has defraudado antes, y sé que no lo harás ahora", reza el mail.

El mandatario y su campaña han allanado el terreno para posibles juicios desde hace meses, al sembrar desconfianza en el voto por correo -a pesar de que no hay pruebas de que pueda llevar a un fraude generalizado- e insistir en que el resultado que debería contar es el de la noche electoral.

El equipo de campaña de Joe Biden ya ha anunciado tiene preparado a su equipo legal si Trump recurre al Supremo para evitar el conteo de votos.