Alexei Navalni ya está -detenido- en suelo ruso. El líder opositor ha volado desde Berlín (Alemania), donde se encontraba desde el pasado mes de agosto después de ser envenenado en Tomsk, hasta el aeropuerto de Sheremetievo, aunque inicialmente estaba previsto que aterrizase en Vnukovo.

A su llegada, decenas de simpatizantes aguardaban al principal opositor de Vladimir Putin en Vnukovo. En los momentos previos, varias personas han sido detenidas, entre ellas su hermano, Oleg Navalni. También han sido detenidos Luibov Sóbol y Ruslán Shaveddínov, colaboradores del Fondo de Lucha contra la Corrupción.

Navalni ha aterrizado en Rusia después de señalar a Putin como la persona que ordenó su envenenamiento, un acto que le ha tenido cinco meses en tratamiento en Alemania, recuperándose de un coma. Al llegar al control de pasaportes, el opositor ha sido detenido por las autoridades. Sobre él pesaba una orden de busca y captura emitida por el Servicio Federal Penitenciario de Rusia.

La UE no ha tardado en reaccionar. El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y el alto representante para la Política Exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, han pedido su liberación inmediata tras su "inaceptable" detención al llegar a Rusia, algo que el presidente de la Eurocámara, David Sassoli, consideró una "ofensa" a la comunidad internacional y a Europa. En esta misma línea se han expresado otro importantes líderes como el senador demócrata estadounidense Bernie Sanders o el asesor de Joe Biden, que han pedido la liberación del opositor.

 

¿Qué ocurrió con Navalni?

El 20 de agosto, Navalni se desmayó víctima de unos fuertes dolores cuando estaba a bordo de un avión que volaba desde Siberia a Moscú, lo que llevó al piloto de la aeronave a realizar un aterrizaje de emergencia. Tras estar dos días ingresado en un hospital de la ciudad rusa de Omsk, fue trasladado en un avión medicalizado hasta Berlín, donde quedó ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital Charité.

Las autoridades de Alemania aseguraron posteriormente que los análisis toxicológicos realizados por un laboratorio militar germano concluyeron que Navalni fue envenenado con un agente nervioso de la familia Novichok, el mismo tipo utilizado en el envenenamiento del exespía ruso Sergei Skripal.

El Gobierno de Moscú negó cualquier vinculación con lo sucedido a Navalni y puso en duda la versión ofrecida por el Ejecutivo de Berlín, además de reclamarle que comparta información y permita que investigadores rusos puedan estar en los interrogatorios al opositor.

Así ha narrado su recuperación

El mes de septiembre, Navalni compartió un mensaje con sus seguidores en redes sociales relatando su duro proceso de recuperación.

"Hace poco ni reconocía a la gente y no sabía cómo hablar. Cada mañana venía el médico y me decía: 'Alexei, te he traído una pizarra. Vamos a ver qué letra podemos escribir'. Me frustraba porque comprendía lo que quería el doctor, pero no sabía de dónde sacar las palabras", explicaba.