Estos días hemos oído un término que no todos entendemos: la subsidencia. Porque no solo la llegada de aire cálido desde África es la causa de las altas temperaturas. La Península Ibérica ha generado su propio calor estos días. Francisco Cacho Morgado, meteorólogo en laSexta, explica el fenómeno en el vídeo superior a estas líneas.

Estos días hemos estado expuestos a mucha radiación solar, que ha sido muy perpendicular y tenemos muchas horas de sol durante el día. Toda esa radiación llega al suelo que desprende parte de esa energía en forma de calor, calentando las primeras capas de la atmósfera.

El aire cálido lo normal es que ascienda, como lo hacen los globos aerostáticos, pero al tener esas altas presiones, el anticiclón no lo deja. Al contrario, es empujado hacia abajo, se comprime y se calienta. Ese aire no se renueva, una prueba de que no se renueva son las temperaturas. Las mínimas que hemos tenido en Madrid durante los últimos 5 días, no han bajado de los 25 °C.

Las temperaturas extremas dan un respiro

Desde mañana descenderán ligeramente las temperaturas, aunque van a seguir siendo muy calurosa. El martes habrá un pequeño oasis en el cuadro noreste de España, serán las comunidades de Castilla y León, el cantábrico y Galicia las que tengan ese pequeño respiro del calor. No obstante, sin posibilidad de relajarse porque solo un día después, estaremos inmersos en temperaturas parecidas a las que sufrimos durante esta semana. En el siguiente vídeo pueden ver la previsión completa para los próximos días.