El tenista húngaro Marton Fucsovics no acabó muy contento tras la decisión del juez de silla de dar por buena una pelota que, a su juicio, botó fuera de la pista.

Esa pelota, de haber sido cantada fuera, hubiera supuesto doble falta de Nikoloz Basilasvhili, pero la realidad es que le acabó costando el partido en el tiebreak y la eliminación en la primera ronda del Masters 1000 de Roma 2019.

 

Fucsovics decidió fotografiar con su móvil el lugar donde había botado la pelota y montar una encuesta en sus 'stories' de Instagram entre sus seguidores.

"El último punto de mi partido. Yo no quería, pero pero he recibido muchas peticiones para que lo publique. Si la pelota botó fuera entonces es una doble falta, lo que me hubiese concedido una oportunidad. Pero el árbitro denegó mi protesta", explicó Fucsovics en su cuenta de Instagram.