Mike Tyson reveló en su podcast cómo efectuó la compra de dos tigres de bengala durante los años 90. El que fuera uno de los mejores boxeadores de la historia explicó cómo crio a estos salvajes animales, de los cuales se tuvo que deshacerse más adelante tras un fatídico episodio.

Y es que la idea de comprar a los exóticos animales se produjo en una conversación con un amigo suyo que tuvo lugar en prisión, cuando Tyson estaba cumpliendo una condena por abusar sexualmente de una joven de 18 años.

"Así sucedió, estaba en la cárcel y estaba hablando con uno de mis amigos a quien le compré autos exóticos. Estaba diciendo que un amigo suyo le debía dinero. Y él dijo: 'Si no me paga dinero, tomaré algunos de estos autos y los cambiaré por algunos animales'. Dije, '¿Qué tipo de animales?' Dijo: 'Caballos y esas cosas. 'Mike, también tienen algunos tigres y leones agradables. Si tuvieras uno de esos, sería genial", cuenta el boxeador.

El excampeón mundial no dudó en contestar a su amigo encargándole dos felinos: "Dije: 'Si eso sería cierto, ¿por qué no me pides un par? Saldré en un par de meses'. Así que cuando salí volví a casa y tenía dos cachorros".

Tyson reveló el motivo por el que se tuvo que deshacer de Kenia, una de sus tigresas que mordió a una mujer, a la cual quiso indemnizar con 250.000 dólares. "Sentía un gran afecto por ella. La cuidé, dormía con ella, la tuve en mi habitación. La tuve cerca de 16 años, pero ella se hizo demasiado vieja y tuve que deshacerme de ella cuando sus ojos y su cabeza empeoraron. Le arrancó el brazo a una persona. El animal no conocía a esta mujer y ocurrió un feo accidente. Cuando vi lo que el tigre le hizo a su mano, yo tenía mucho dinero en aquel entonces, entonces le di 250 mil dólares porque ella estaba jodida", explica el boxeador en una entrevista a la revista 'GQ' en 2019.

El estadounidense admitió que con el paso de los años cometió un error al comprar a estos animales por su dificultad a la hora de domesticarlos y por su naturaleza salvaje.

"No hay forma de domesticar a estos felinos en un cien por ciento, no hay manera de que eso pase. Ellos te matan por accidente, no es que tratan de hacerlo, lo hacen por accidente .Son demasiado fuertes, especialmente cuando juegas rudo con ellos. Los golpeas y de repente ellos te golpean a ti, y estás muerto", sentenció.