Max Biaggi, el expiloto que logró cuatro títulos mundiales de 250cc y dos de Superbikes, ha logrado batir, en tan solo un fin de semana, once nuevos récords de velocidad para una moto eléctrica

Lo ha hecho con una Voxa Wattman, una moto propulsada por un motor Mercedes de Fórmula E con la que ha llegado a alcanzar los 408 kilómetros por hora. Para ello han utilizado una de las pistas del aeropuerto de Châteauroux para poner a prueba la moto eléctrica y lograr lo que se proponían.

El principal objetivo era romper el récord FIM de moto eléctrica parcialmente aerodinámica y de más de 300 kilos, y para ello se hace una media de velocidad de dos pasadas por un mismo tramo en ambas direcciones. Y lo logró, consiguió una velocidad de 366,94 kilómetros por hora, superando el récord anterior de 329 de Ryuji Tsuruta y su Mobitec EV-02A. También han llegado a los 349,38 kilómetros hora en una milla, pero esta vez con una versión no aerodinámica del Voxan Wattman sin su carenado.

 

El resto de récords son correspondientes al máximo de velocidad pero con variaciones en la arrancada, en distancias y en moto con o sin carenado:

  • Un cuarto de milla, con arrancada lanzada, parcialmente aerodinámica: 394,45 km/h
  • Un cuarto de milla, con arrancada lanzada, no aerodinámica: 357,19 km/h
  • 1 km, con arrancada lanzada, parcialmente aerodinámica: 386,35 km/h
  • Un cuarto de milla, con arrancada parada, no aerodinámica: 126,20 km/h
  • Un cuarto de milla, con arrancada parada, parcialmente aerodinámica: 127,30 km/h
  • 1 km, arrancada parada, parcialmente aerodinámica: 191,84 km/h
  • 1 km, arrancada parada, no aerodinámica: 185,56 km/h
  • 1 milla, arrancada parada, no aerodinámica: 222,82 km/h
  • 1 milla, arrancada parada, parcialmente aerodinámica: 225,01 km/h

Después de tres días de intentos, Biaggi ha logrado lo que le propuso Gildo Pastor, presidente del Grupo Venturi, y se ha mostrado muy ilusionado y emocionado: "Cuando me tanteó con este proyecto, sentí curiosidad, mucha motivación y, al mismo tiempo, un poco de incertidumbre. Ellos me dijeron que habían alcanzado casi los 600 km/h en cuatro ruedas, y que ahora querían estar cerca de los 400 km/h en dos ruedas y que nada los iba a detener. Ahora, estos récords me hacen un hombre feliz. Estoy orgulloso del equipo y encantado de traer estos títulos de regreso a Mónaco".