Xavi Hernández vuelve al Barcelona. El gran mito, el dueño del mediocampo culé en este siglo XXI, regresa al club de su vida para sentarse en un banquillo que quema y mucho desde el adiós de Ernesto Valverde. Con él, la entidad espera que vuelvan las victorias, el buen juego... y también el barcelonismo.

Porque el de Terrasa es lo que muchos pedían y lo que solicitaban. Lo que buscaban. Lo que les puede retrotraer al pasado al ser él una figura tan parecida tanto en ideas de fútbol en el banco como en el verde cuando era jugador a Pep Guardiola. Porque Xavi es Xavi. Y eso significa mucho para el culé.

Canterano, de La Masía, el mediocentro debutó en 1998 de la mano de Louis van Gaal. Fue en una Supercopa contra el Real Madrid. Tuvo a Guardiola de maestro, y precisamente una lesión de Pep le dejó las puertas abiertas para ser titular en la medular del Barça en la 1999-2000.

Campeón de todo con el Barça y España

Sin Guardiola, Xavi era el faro del Barça. Incluso cuando llegó un Rikjaard para quien al comienzo de todo no era titular indiscutible. Al final del primer curso del neerlandés, Xavi recogió la batuta de las operaciones culés hasta una grave lesión de ligamento cruzado anterior en diciembre de 2005.

Cinco meses de baja estuvo... y a saber qué habría pasado tanto en su carrera como para el Barça y para España en general de haber sido dicha lesión en diciembre de 2007. Xavi, en 2008, fue clave en la conquista de la Eurocopa de la Selección de Luis Aragonés. Y fue desde ese momento cuando su nombre llegó a lo más alto del mundo del fútbol.

Elegido mejor jugador del torneo, y con razón, Xavi se convirtió en un fijo y en el estandarte del estilo de juego de España y del Barça de Pep Guardiola. Bajo el mando de su excompañero, los culés con Xavi de líder en un mediocampo con Iniesta empezaron a dominar y a sentar cátedra. A crear escuela.

Fueron los años dorados tanto del Barça como del propio Xavi. Lo ganó todo con el Barça. Y con España, lo mismo. Campeón del mundo y de Europa por segunda vez, es uno de esos jugadores que no se entiende que no hayan ganado ni un solo Balón de Oro. Quizá, de no ser por Messi y Cristiano...

A Catar... para prepararse para el Barça

En 2015, y tras 17 temporadas en el Barça, Xavi se marchó. Rumbo a Catar, para jugar en el Al Sadd y para, tras su definitiva retirada, ser su entrenador. Allí es donde se ha formado como técnico.

Y desde la marcha de Ernesto Valverde es el nombre que más querían los barcelonistas para el banquillo. Estuvo cerca, pero no. No era el momento. El momento es ahora, con Joan Laporta de presidente y en un club que tiene problemas más que evidentes en el plano económico y en lo deportivo.

Mucho ha cambiado todo desde que él se marcho. El Barça del toque y del juego, de la grandeza, de Messi, de Iniesta, de Suárez y Neymar, se ha terminado. Y también, de momento, los llenos en el Camp Nou y una hinchada entregada a su equipo.

¿Se llenará el Camp Nou con Xavi?

No solo no se colgó el cartel de 'no hay billetes' para el Clásico, es que apenas se han superado los 45.000 de asistencia sin tener ya las restricciones por coronavirus.

Mucho trabajo por delante tiene Xavi. Debe recuperar la ilusión, la pasión, el fútbol, el juego, las ganas, la esperanza... Debe recuperar al barcelonismo para el Barça. Pero Xavi es Xavi. Y Xavi es ADN Barça.