Tras la lesión de Virgil van Dijk, en la defensa del Liverpool asomó Fabinho como defensa central. Una decisión de Jürgen Klopp que apenas duró unos minutos debido a la lesión del brasileño. Otra más para el que fuera campeón de Europa en 2019.

Klopp tiene un grave problema para rearmar su defensa, y en las declaraciones posteriores al encuentro de Champions League ante el Midtjylland se lamentó del percance... y se acordó de Tite, seleccionador de Brasil.

"Para nosotros obviamente es un golpe duro, pero en este momento no sabemos más. Claro que no es positivo, pero no queremos ser negativos tampoco. Tenemos que esperar a las pruebas para saber más", afirmó, en primera instancia, el preparador alemán.

Y después llegó el dardo para el brasileño: "No creo que Tite esté preocupado por la lesión de Fabinho porque nunca le pone. Probablemente se pase sentado en el banquillo los próximos tres partidos de la selección". Fabinho, de hecho, no disputó ni un solo minuto en los dos últimos duelos de Brasil ante Bolivia y Perú.

Victoria gris

Prefirió dejar a sus tres delanteros en el banquillo un Klopp consciente de la debilidad del Midtjylland. Y el Liverpool lo notó. Mucho. Diego Jota desatascó el encuentro en el minuto 55, en un partido sin ritmo y sin apenas aproximaciones de ambos conjuntos.

Mohamd Salah, ya en el tiempo de descuento, firmó el 2-0 definitivo desde el punto de penalti. El Liverpool lidera el Grupo D de la Champions con pleno de victorias y portería a cero.