El fútbol de todo el mundo se volcó con Misa Rodríguez, portera del Real Madrid, después de recibir insultos racistas en sus redes sociales. Ella solo había publicado un tuit con el mensaje "misma pasión" y una foto suya acompañada de Marco Asensio celebrando un gol.

Tras borrar el tuit por los comentarios, el propio Asensio publicó un mensaje de apoyo. Y después llegaron cientos y cientos de todas partes del mundo. De clubes como el FC Barcelona o el Tottenham a otros futbolistas de talla mundial.

Ahora la jugadora ha hablado por primera vez. Lo ha hecho tras disputar un encuentro con la selección española y ha agradecido el "inmenso apoyo" que ha recibido en los últimos días.

"Me he sentido muy arropada por toda la gente. Al final la pasión es lo más importante. Pero sí que es verdad que he estado centrada en entrenar lo mejor posible en la selección. Agradezco todo el cariño y todos los mensajes. Estoy muy agradecida por ello", afirma Misa.

 

La futbolista, que ha estado concentrada durante los últimos días con la selección española, disputó los 90 minutos en el encuentro ante México. Ahora volverá a su trabajo con el Real Madrid Femenino, con el enorme reto de luchar por la segunda plaza de la Primera División Femenina de España.

Las de David Aznar ocupan en estos momentos la tercera plaza a un solo punto del Levante, y ya muy lejos del Barcelona, a trece puntos.