El fútbol inglés se vuelve a teñir de vergüenza tras la denuncia del futbolista Yannick Bolasie a través de su perfil de Twitter. El extremo cedido por el Everton al Middlesbrough publicó una captura de pantalla en la que un individuo se dirigía a él en privado como "negro".

Al igual que Bolasie, el Boro también ha emitido un comunicado en el que condena enérgicamente los insultos racistas recibidos por su jugador.

"Middlesbrough FC ha vuelto a enfatizar nuestra actitud de tolerancia cero hacia la discriminación en todas sus formas", reza el comienzo del texto, que califica de "vil e inaceptable" el insulto a Bolasie.

 

Por su parte, el futbolista francés ha calificado como una "rata" a la persona que se dirigió a él en lenguaje despectivo, publicando también su mensaje y su perfil.

"Aún no he conocido a una persona que tuviera esta energía cuando me tuvo delante", añade Bolasie.

 

Su caso se suma al de Axel Tuanzebe, canterano del Manchester United, Eddie Nketiah, jugador del Arsenal, y Reece James, lateral del Chelsea, quienes estos últimos meses también han recibido insultos racistas en redes por parte de una minoría energúmena.